Accidente, NY
Todo ocurrió cerca de Times Square (Foto: @FDNY)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Con la llegada del fin del año y el comienzo del 2018 llega también el recuentos de los hechos más trascendentales del 2017; sin embargo, no todo es digno de celebración, ya que este año que termina estuvo marcado por varios hechos sangrientos que dieron de qué hablar en los medios de todo el mundo.

Y si bien los atentados terroristas alrededor son ya tema recurrente desde el derrumbe de las torres gemelas en Estados Unidos, el 11 de septiembre de 2001, el 2017 pasará a las páginas negras de la historia debido a la recurrencia de estos hechos, su crueldad y los lugares donde se registraron los ataques, ya que varios países del llamado “primer mundo” fueron víctimas del terrorismo.

Apenas el pasado 11 de diciembre un sujeto hizo detonar un artefacto explosivo en la principal terminal de autobuses de Nueva York, Estados Unidos, hecho por el cual cuatro personas resultaron heridas. Además, el 31 de octubre, una furgoneta arrolló a una multitud cerca del World Trade Center, tras lo cual murieron ocho personas y 12 más resultaron lesionadas. El autor del ataque fue Safyullo Saipov, un inmigrante uzbeko de 29 años, presuntamente relacionado con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Pero el atentado más terrible que sufrió el “país de las barras y las estrellas” fue el tiroteo de Las Vegas, el 1 de octubre, que tuvo lugar durante un concierto masivo al aire libre, donde un hombre identificado como Stephen C. Paddock, de 64 años, disparó desde el balcón de un cuarto de hotel hacia la multitud, asesinando a 59 personas y dejando heridas a otras 527. Este es considerado el peor atentado de Estados Unidos desde el 11/S.

El 22 de marzo, en el Puente de Westminsterde Londres, Inglaterra, un individuo atropelló a una multitud al conducir por la acera y después acuchilló a unos agentes que se encontraban en la entrada a la Cámara Británica; cinco personas perdieron la vida y más de 40 resultaron heridas.

Otro de los atentados que causó gran revuelo en los medios fue la explosión de una bomba en el Manchester Arena, en Reino Unido, al finalizar un concierto de la cantante Ariana Grande el 22 de mayo, lo que dejó 22 muertos y 116 heridos. El agresor fue identificado como Salman Abedi, de 22 años de edad; el Estado islámico y el Levante se adjudicaron el ataque.

Tan sólo unas semanas días después, el 4 de junio, Londres fue víctima de otro atentado, cuando tres sujetos a bordo de un vehículo arrollaron a varias personas sobre el puente de la capital británica, para luego bajar y apuñalar a otras tantas en el Mercado de Borough; en este hecho se registraron ocho muertos y 48 heridos.

Mientras que en España, el 17 de agosto, justo en la zona peatonal conocida como La Rambla de Barcelona, al menos 15 muertos y más de 100 heridos dejó un desconocido al embestir a toda velocidad a la multitud que transitaba por ahí; unas cuantas horas después, los  Mossos d’Esquadra abatieron a cinco personas que planeaban llevar a cabo otro ataque similar en el Paseo Marítimo de Cambrils.

En París, Francia, el 20 de abril, un tiroteo en los Campos Elíseos le costó la vida a un policía y tres más resultaron heridos, junto con un civil, ataque que también se adjudicó el Estado Islámico.

Además en Rusia, también en abril, el metro de San Petersburgo fue blanco de un atentado suicida que cobró la vida de 14 personas y dejó lesionadas a más de 40, luego de que un individuo hiciera estallar un aparato explosivo. Mientras que en Suecia, en el mismo mes, un conductor embistió a varias personas en una de las principales calles de Estocolmo, matando a cinco y dejando 15 heridos.

En Turquía, apenas recién iniciado el 2017, la madrugada del 1 de enero, un atentado del Estado Islámico en un bar de Estambul, durante la celebración del Año Nuevo, dejó como resultado 39 muertos y al menos 70 heridos, luego de que un tirador abriera fuego en el centro nocturno.

En Egipto también se vivieron los peores atentados terroristas en la historia de ese país, ya que el 9 de abril, durante la celebración cristiana del Domingo de Ramos, se registraron dos ataques, uno en la iglesia copta Mar Guergues, en Tanta, y el otro frente a la catedral de Alejandría, hecho tras el cual se reportaron 53 muertos y 204 heridos.

Unos meses después, en noviembre, otro ataque sacudió a la nación egipcia, esta vez el blanco fue una mezquita de Bir al-Abed, donde explosiones de bomba y un tiroteo le arrebataron la vida a 270 personas y dejaron lesionadas a 90.

Pero el atentado que más muertes causó en este año que termina, y que es incluso considerado como uno de los peores ataques terroristas del siglo XXI, ocurrió en Mogadiscio, Somalia, cuando dos coches bomba dieron muerte a 512 personas e hirieron a otras 316, el primero estalló afuera de un hotel y el segundo al lado de un mercado, en unas de las zonas más populares de dicha ciudad. El ataque, ocurrido el 14 de octubre, fue atribuido al grupo extremista Al-Shabbaab, vinculado con Al Qaeda.