dinero
Las secretarías de Educación, Salud, de Desarrollo Económico y Cultura son algunas de las dependencias que mayores problemas han tenido (Foto: Archivo)

Por: Ibeth Cruz/@ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) difundidas por un medio del norte del país, Michoacán es la entidad federativa que destina la mayor parte de su presupuesto anual al pago de nómina, con un 44% del total de sus recursos.

Las secretarías de Educación (SEE), Salud (SSM), de Desarrollo Económico (Sedeco) y Cultura (Secum) son algunas de las dependencias que mayores problemas han tenido en este sentido, en algunos casos por contar con plantillas de miles de empleados o destinar la mayor parte de su presupuesto al pago de salarios.

Según información obtenida de la SEE, ésta cuenta con aproximadamente 30 mil trabajadores que se encuentran frente al aula o en puestos directivos y administrativos, pero se desconoce a cuánto asciende el porcentaje de los recursos que se destinan a sus salarios. Sin embargo, se sabe que para 2017 la SEE obtuvo un presupuesto de 20 mil 798 millones de pesos, siendo la dependencia a la que más recursos del estado se destinan anualmente.

A su vez, la SSM tiene una plantilla de 17 mil empleados de base y de contrato que se desempeñan como administrativos, médicos generales, especialistas y enfermeros. La dependencia eroga 450 millones de pesos al mes para el pago de sus salarios, es decir, que este año fueron 4 mil 900 millones de pesos destinados al Capítulo 1000 sobre Servicios Personales y Gasto, lo que equivale al 77.7% de su presupuesto anual, que en 2017 fue de 6 mil 300 millones de pesos.

En tanto, el pago de nómina de la Sedeco absorbe casi dos terceras partes del presupuesto total del año: el 68.75%. El número de personal en la dependencia asciende a más de 200 trabajadores, en quienes el estado gasta 88 millones de pesos al año, dejando sólo 40 millones de pesos para emprender proyectos de inversión de micro, pequeñas y medianas empresas, lo cual ha resultado insuficiente, según lo referido por el titular de la Sedeco, Jesús Melgoza Velázquez.

La Secum presenta una situación similar. En 2017 obtuvo un presupuesto de 162 millones de pesos, del cual el 64.8% es destinado al pago de nómina. De acuerdo con datos dados a conocer en julio pasado, la dependencia destina 105 millones de pesos al pago de salarios y únicamente quedan disponibles cerca de 26 millones para emprender proyectos culturales.

Es decir, más de 100 millones de pesos se erogaron en el Capítulo 1000, que se distribuyen entre 268 plazas de base y 43 trabajadores de contrato que son considerados como empleados de confianza, y que al cierre de esta administración tendrían que ser liquidados.

La contratación desmedida de personal dentro de la estructura gubernamental que realizaron gobiernos anteriores se ha convertido en una dificultad para la administración actual, según declaraciones de los secretarios estatales y del gobernador, Silvano Aureoles Conejo.

Tanto los responsables de Educación y de Salud como el propio Aureoles Conejo han considerado una irresponsabilidad de gobiernos anteriores el haber otorgado plazas para docentes, así como engordar la burocracia administrativa de la Secretaría de Salud, sin contar con una garantía de pago para estos trabajadores.

Desde el punto de vista de los funcionarios públicos, las contrataciones de personal en diferentes dependencias del estado bajo estas circunstancias han venido a agravar la situación financiera que vive Michoacán.

CA