Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- “No me podían expulsar ni me podían correr porque mis calificaciones eran sobresalientes”, dice Carlos Esteban Aranza Doniz, secretario de salud de Michoacán. Se encuentra en su oficina personal con los brazos cruzados sobre la mesa. La declaración que acaba de hacer se refiere a su educación primaria, que cursó en un colegio bilingüe del Estado de México.

cita

Contada por sí mismo, la historia de Aranza Doniz es la de un niño nacido en el municipio de Zumpango, el segundo de cinco hermanos en una familia de clase media baja, cuyas calificaciones sobresalientes impedían que lo expulsaran de la escuela primaria. Sus padres, Víctor Aranza Rueda y Consuelo Doniz Téllez, fueron un comerciante exitoso y una secretaria ejecutiva que procuraron dejarles a sus hijos una herencia basada en la educación.

Cuando estaba por terminar la residencia médica, recuerda, su padre falleció a causa de un accidente. Como casi siempre ocurre en casos así, dice, este incidente empujó a uno de los hermanos para que se colocara al frente de la familia. “En ese momento, en circunstancias así, alguien de los hijos adopta el papel de patriarca, aunque no quiera. En mi caso yo soy el segundo de los hermanos, pero todos me veían como el que lidereaba ya el grupo…”

Su gusto por la medicina, comenta el neonatólogo de formación, lo descubrió en el tercer año de secundaria. Ante el corazón de una rana que llevó el maestro de biología, reconoció que no tenía aversión por la sangre ni por las vísceras. Su primer cargo público fue como jefe de enseñanza del Hospital General de Ecatepec. Después de pasar por la dirección de varios hospitales en el Estado de México, en 2013 obtuvo un nombramiento como director del Seguro Médico Siglo XXI en el Seguro Popular encabezado por Gabriel O’ Shea Cuevas. Desde ese puesto fue impulsado a la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM).

cita4

“El doctor Gabriel O’Shea a varios directores nos encomendó “apadrinar” cada uno de los cinco proyectos presidenciales del Plan Michoacán para que fuéramos viendo la evolución de los mismos… así es como yo llegué a Michoacán, tres meses antes de que se me diera la invitación de participar aquí”, recuerda el médico mexiquense.

Sus visitas al estado comenzaron en abril del año 2014. Llegado el mes de julio el nuevo secretario de salud no recibió el nombramiento de parte del gobernador electo sino de, Salvador Jara Guerrero, segundo gobernador interino de esa administración. Eran tiempos del comisionado para la seguridad Alfredo Castillo Cervantes, del pacto de coordinación con los grupos autodefensas, de la renuncia de Fausto Vallejo Figueroa a la gubernatura por problemas de salud y del encarcelamiento de Jesús Reyna García por nexos con el crimen organizado.

En sus visitas al estado había observado un ambiente de intranquilidad, comenta Aranza Doniz, pero había guardado el objetivo de ser secretario de salud de un estado en algún punto de su carrera y por eso aceptó el cargo después de entrevistar con Jara Guerrero. No obstante, asegura, tras la toma del cargo se encontró con rechazo por su condición de funcionario proveniente del exterior, y prácticamente desde su primer día en el puesto hubo quienes comenzaron a pedir su destitución.

cita3

Después de un año en funciones, el secretario de salud de Michoacán ocupó titulares nacionales por la compra de una flotilla de camionetas, consideradas “de lujo” y con un valor mayor a los 14 millones de pesos, supuestamente destinada a su uso personal y el de otros altos funcionarios de la dependencia. La publicación original se logró gracias a “Méxicoleaks”, una plataforma de filtración protegida de documentos. La denuncia vino desde dentro de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM); sin embargo, el titular de la dependencia se niega a ver este caso como un ataque por la espalda.

ssm-aranza-doniz-acg
Foto ACG

“Yo considero que estamos inmersos en un México democrático y Michoacán no es la excepción”, responde Aranza Doniz sobre el caso. No obstante, a este caso se suma el despido de cientos de trabajadores de la dependencia en el mes de junio, una supuesta compra de insecticida no aprobado por la COFEPRIS y la adquisición de medicamentos a un precio muy superior al de referencia, como puntos por lo que los diputados michoacanos aprobaron llamar a comparecer al funcionario ante el Congreso local.

Si bien el servidor público ratificado en el gobierno de Silvano Aureoles Conejo considera que dos años después de su nombramiento los ataques en su contra han disminuido y son aislados, recibió numerosas críticas en el mes de junio por el despido de cientos de trabajadores administrativos de la dependencia. Los afectados percibieron a Aranza Doniz como un funcionario que llegó a Michoacán para llenar los espacios con personal del exterior, limitando así las oportunidades laborales para la gente del estado.

El secretario argumenta que el ambiente de rechazo que sufrió a su llegada a Michoacán fue el que lo llevó a crear un equipo de trabajo con su gente de su confianza proveniente de otros puntos de la república. “Yo no sabía quién sí me quería como secretario de salud y quién no me quería… yo tenía que hacer un equipo con las personas que pudieran hacer equipo conmigo, no con la gente que de entrada me estaba repudiando”.

Calcula que los puestos directivos nombrados en su gestión son aproximadamente del dos por ciento de la totalidad, sin embargo, también son algunos de los más visibles. De acuerdo con información de la SSM actualizada a abril de 2016, el sueldo neto mensual del titular de la dependencia es de 73 mil pesos 761 pesos, el del delegado administrativo es de 63 mil 675 pesos y el del jefe de recursos humanos es de 44 mil 029 pesos. Todos los anteriores son solo algunos de los puestos ocupados por funcionarios provenientes de otros estados y que, a su vez, están rodeados de consejeros y colaboradores.

cita2

“Gracias a ustedes y también a todos los agremiados del aquí presente profesor Menchaca de la Sección 78, los servicios de salud no se vieron minados por todos los problemas de hubo de tomas y paros… gracias a todos ustedes que no hubo quejas de parte de los usuarios… porque hubo alguien que estuvo trabajando y ese alguien fueron ustedes. De verdad, mi agradecimiento sincero…”. Estas fueron parte de las palabras pronunciadas por Aranza Doniz en un evento de agremiados de la sección XXI y 78 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) en febrero de 2016.

Javier Maldonado Torres, líder del Sindicato Único de Trabajadores Descentralizados de los Servicios de Salud de Michoacán (SUTOPDSSM), ha opinado reiteradamente que el titular de la SSM ha favorecido al sindicato mayoritario e incumplido su palabra en varias ocasiones. El mando de la dependencia, ha concluido, se encontraría mejor en manos de un michoacano. Por su parte, Fabio Meza Alfaro, líder sindical de la Sección XXI del SNTSA, se refiere al vínculo con el secretario de salud como una relación de trabajo cuyos acuerdos no siempre son cumplidos por el resto de los funcionarios de la dependencia.

bloqueo-ssmLas tomas de inmuebles a las que se refirió el funcionario en su discurso se extendieron octubre a noviembre del 2015 duraron y las ejecutaron cuatro sindicatos estatales en desacuerdo con la repartición de nuevas plazas a través del programa de formalización laboral. Con los dedos de las manos entrelazadas sobre el escritorio, Aranza Doniz admite que es complicado gestionar una dependencia que cuenta con siete representaciones sindicales, dos nacionales y cinco estatales. Reconoce que la formalización ha afectado su imagen, porque todos los sindicatos quieren participar en el programa, pero el SNTSA considera que es el único que tiene derecho a recibir el beneficio.

En el área política, el secretario de salud se considera un inexperto; como servidor público, diversos sectores están insatisfechos con su función. Parece ser que en el área académica es donde se desarrolla con mayor factura. Cuenta con una maestría en alta dirección y actualmente cursa el doctorado en la misma especialidad. En su curriculum se encuentra la medalla “Federico Gómez” otorgada por el Colegio de Pediatría del Estado de México y la Presea al Mérito Sanitario por la Academia de Salud Pública.

Aunque añora haberse casado, tiene una pareja. Si bien no tuvo hijos propios, estima a los hijos de sus hermanos como si fueran propios. Actualmente se hace cargo de su hermano Alejandro Aranza Doniz, que sufre de un problema neuronal; y su hermana Blanca Aranza Doniz, es presidenta honoraria del voluntariado en la SSM. Admite que tras la muerte de sus padres “realmente nunca hubo tiempo de organizar la vida”.

A pesar de los problemas sindicales, de las insistencias para que sea relevado del cargo y del llamado a comparecer ante el Congreso local, este martes 20 de septiembre Aranza Doniz asegura que en ningún momento ha considerado renunciar a la Secretaría de Salud de Michoacán.

Foto ACG
Foto ACG