Morelia, Michoacán (Boletín).- La Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), invita a la población a no comprar vinos ni licores adulterados, ya que su consumo provoca efectos negativos desde una embriaguez rápida,  náuseas, vómito, cefalea, irritación gástrica, hasta ceguera, estado de coma o incluso la muerte.

De acuerdo con Rafael García Tinajero Pérez, titular de la Coepris, es importante la erradicación de este problema, “destruyendo los envases vacíos, no comprando vinos ni licores en tianguis ni en el comercio informal y que es dudosa la autenticidad del producto si está muy por debajo de su precio”, aconsejó el funcionario.

Recomendó que al comprar una botella de vino se revise que el holograma sea auténtico, que la tapa de la botella no gire ni escurra líquido, ya que podría estar rellena con producto adulterado.

Es importante conocer que las bebidas alcohólicas deben cumplir con las especificaciones señaladas en la “NOM-142-SSA1/SCFI-2014 Bebidas Alcohólicas. Especificaciones Sanitarias. Etiquetado Sanitario y Comercial”, así como en el Artículo 206 de la Ley General de Salud, en el cual se considera adulterado a cualquier producto cuando: “…su naturaleza y composición no correspondan a aquellas con que se etiquete, anuncie, expenda, suministre o cuando no corresponda a las especificaciones de su autorización o haya sufrido tratamiento que disimule su alteración, se encubran defectos en su proceso o en la calidad sanitaria de las materias primas utilizadas.”

El consumo en exceso de alcohol se considera un problema de salud pública, el cual se agrava con el consumo de bebidas alcohólicas adulteradas, principalmente por el contenido de metanol en el alcohol etílico, pues se trata de una sustancia que ocasiona daños severos a la salud.

FG