Christian

El crédito es un producto financiero que ha evolucionado a pasos agigantados durante la última década. El esquema de firmar un pagaré en el cual te comprometes a regresar el dinero mas un interés dejó de ser así de simple. Actualmente existen esquemas de financiamiento muy novedosos, otros muy originales y algunos muy complejos.

Lo mismo ha sucedido con los acreedores, es decir, aquellos que otorgan los préstamos. Antes, los bancos eran las únicas empresas formales en ofrecer este servicio. De manera informal los agiotistas siempre han existido pero era un mundo underground del que no se platicaba mucho.

Si bien y, como muchas cosas, empiezan en otros países y después llegan a México, los esquemas alternativos de préstamos comenzaron a tomar fuerza en nuestro país a partir del inicio del nuevo milenio cuando las oportunidades de negocio se reflejaban en una creciente sociedad en pobreza y con una mínima inclusión financiera.
Para no echarte todo un choro de la historia y evolución de estos esquemas nos brincamos directamente a los tipos de esquemas “alternativos” de préstamo que existen actualmente para todas las personas sin importar su condición en buró o su estatus laboral.

La principal característica común que tienen este tipo de préstamos es que son por internet y que los requisitos para obtenerlos son menores a los bancarios:

P2P (peer to peer)
Significa de persona a persona y son empresas que invitan a sus clientes a abrir con ellos una cuenta de inversión en la cual recibirán intereses mucho más altos que los bancarios. En la misma página de internet los solicitantes de crédito realizan su trámite y quedan registrados en un catálogo. El inversionista entonces escoge a alguno de los solicitantes del catálogo para que la lana de su inversión se use en prestarle a dicho solicitante. La diferencia entre la tasa que la empresa cobra por el préstamo y la tasa que le paga al inversionista es su ganancia además de algunas comisiones como por el uso de la plataforma. Actualmente este tipo de empresas ofrecen a los inversionistas tasas por arriba del 15% anual y a los solicitantes de crédito les cobran tasas que superan el 60% anual y comisiones adicionales generando que el CAT se acerque al 100% anual.
Payday (día de pago)
Se trata de préstamos muy ágiles pero a muy corto tiempo que generalmente van desde 1 día hasta 30 días. La característica de estos créditos es la exorbitante tasa de interés que comienza desde el 1% diario que con comisiones eleva el CAT a un ridículo 5,948% anual!!!! Esto es una barbaridad pero existe y se supone que son préstamos para que las personas que se quedaron sin dinero a media quincena alcancen a llegar al siguiente día de pago. Evidentemente ofrecen que en 5 mins puedes realizar la solicitud y recibir la lana, que por cierto, también generalmente son montos muy pequeños que no rebasan los 5 mil pesos.

Por Reputación
Este es el esquema más nuevo y se trata de que, para que un cliente pueda acceder a uno de estos créditos no requiere comprobar ingresos ni tener un buen buró de crédito, lo único que ocupa es contar con una buena reputación en redes sociales, como lo leíste, en redes sociales. Algunos de los requisitos que piden son que el solicitante tenga cuenta en Facebook, que tenga un mínimo de 250 seguidores y contar con una buena reputación la cual ellos validan mediante una investigación de los perfiles sociales. Incluso una de las empresas que se dedican a esto se promocionan en su sitio web diciendo que te conviene sacar tu crédito con ellos “Porque son muy cool”; así nomás por eso.

Por increíble que parezca varias de estas empresas se encuentran supervisadas, que no es lo mismo que reguladas, por CONDUSEF y solo muy pocas de ellas si están supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Aquí en México cada vez son más las opciones de este tipo pero como podrás ver por sus tasas de interés, comisiones y CAT hacen que algunos agiotistas se vean como niños de kínder o hermanas de la caridad.
Así que ten muchísimo cuidado si llegas a tramitar un crédito con este tipo de empresas ya que puedes adquirir una deuda que se vuelva una pesadilla y no dejes de considerar el otro riesgo, que es el del uso que le puedan dar a toda tu información personal que les das para poder tramitarlo. Los depredadores son cada vez más, cuídate de no verte como presa porque no te la acabas.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/