Christian

Como ya lo sabes, de la muerte y los impuestos no te salvas nunca. Ya sea que seas asalariado, empresario, profesionista o lo que sea que hagas (dentro de la ley por supuesto) debes pagar impuestos de la lana que ganas. El esquema fiscal actual en este 2018 es mucho más sofisticado, estructurado y estricto que nunca en la historia de este país. Esto ha llevado a que lo principales ingresos del gobierno ya no sean por el petróleo sino por los impuestos que recauda.

Podemos aventarnos días discutiendo si los impuestos son justos o no, si la manera en la que se cobran es la adecuada o el sentimiento de impotencia cuando después de pagarlos llega un político y se los roba. Como sin importar ninguno de estos temas aun así debemos pagarlos mejor te voy a platicar de un par de formas en las que te los puedes ahorrar sin quebrantar la ley sino, por el contrario, utilizando el permiso que te da la ley para que ese dinero que ibas a pagar, mejor lo ahorres para ti mismo.

El gobierno piensa de la siguiente manera: ¿De qué me sirve que la gente me pague impuestos ahorita para salir de mis gastos si al rato, cuando esa gente esté vieja y no pueda trabajar me va a tocar mantenerlos? Mejor, si ellos se comprometen a ahorrar dinero para cuando estén ancianos les voy a dar chance de que eso que ahorren no me lo paguen de impuestos ahorita. Prefiero cobrar menos impuestos en el presente a tener que mantener muchos viejos en el futuro.

Y efectivamente la ley fiscal está armada de esta manera y te explico qué puedes hacer. Ya sabes que, como siempre, tienes una serie de deducciones fiscales que puedes utilizar para pagar menos impuestos por lo que ganas cada mes. Si eres empleado puedes deducir en tu declaración anual los siguientes gastos:

  • Intereses Reales de tu crédito hipotecario.
  • Las colegiaturas de tus hijos y el transporte escolar
  • Los gastos en doctores y dentistas.
  • Tu seguro de gastos médicos mayores.
  • Tus lentes
  • Nutriólogo y Psicólogo
  • Los gastos de hospital

Si sumas todo esto no debe ser más del 15% de lo que ganaste en el año o más de 133 mil pesos lo que resulte menor. Pero ¿qué pasa si te digo que, además de esto puedes deducir otra lana adicional de tus ingresos?

Existen un par de estrategias adicionales para ahorrarte bastante lana de impuestos y son los siguientes:

PLAN PERSONAL DE RETIRO (PPR): Se trata de una cuenta de ahorro como si fuera una Afore personal. Abres en una aseguradora una póliza para el retiro bajo el esquema PPR y de esta manera, la lana que le metas a ese ahorro lo puedes hacer totalmente deducible de impuestos por lo que, con esto, prácticamente te aseguro que no vas a pagar nada en la declaración anual e incluso puedes lograr una devolución de impuestos, es decir, no solo lo que ibas a pagar te lo ahorras y lo guardas para cuando estés viejo sino que Hacienda te devuelve otra lana para que te la gastes en lo que quieras. Obviamente esta estrategia debe tener algunas exigencias y son que no puedes retirar la lana antes de que cumplas 65 años y lo que ahorres no puede ser mayor al 10% de tus ingresos pero este 10% es adicional al 15% de las deducciones personales que platicamos en el párrafo anterior.

PLAN DE ESTIMULO FISCAL (DIFERIMIENTO): Esta es una cuenta que también puedes abrir en una aseguradora y mediante la cual, la lana que metas aquí quedará exenta del pago de impuestos en este año. La diferencia es que después de 5 años recuperas tu lana y tendrás que pagar los impuestos en ese momento. El límite de lo que puedes meter aquí es de 152 mil pesos por lo que no aplica un porcentaje de ingresos. Este plan te permite jinetear la lana ya que, por ejemplo, si ahorras esa lana y compras UDIS, cuando la recibas de regreso todo lo que ganaste por inflación te dará para pagar los impuestos por lo que, al final de todo, te ahorraste el pago de esos impuestos.

Ahora imagínate que armes una estrategia en la que, a tus ingresos le metas el 15% en deducciones personales, le metas otro 10% de tus ingresos en un PPR y finalmente le metas hasta 152 mil pesos en un Diferimiento; el monto de la devolución de impuestos que lograrías sería bastante grande y además contarías con lana para cuando seas viejo y con lana para pagar impuestos en 5 años. De lujo ¿no?

Este tipo de estrategias están hechas para que cualquier persona las pueda usar; no necesitas ni ganar mucho ni pedir autorizaciones especiales ni nada. Simplemente abres los planes, metes la lana, solicitas los comprobantes y entonces si, a pedirle a Hacienda que te regrese lo que le habías pagado en el año.

Asesórate y pregunta, te aseguro que con una vez que lo hagas y veas cuantos impuestos te ahorraste y aparte cuanta lana te regresó Hacienda cada año vas a querer hacer lo mismo y tu “yo” del futuro te lo va a agradecer cuando llegues a los 65 y veas el lanonón que tienes ahí guardado.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/