En su momento la foto se viralizó en redes (Foto: FB/josh.j.marshal)

Por: Ariana Castellanos

Estados Unidos (Rasainforma.com).- El jueves 1 de febrero murió Gabriel Marshall, el pequeño que tenía cáncer cerebral y cuyo padre se tatuó una figura igual a la cicatriz que tenía su hijo a causa de una operación.

El valiente padre, de nombre Josh anunció a través de Facebook, con un emotivo mensaje, el fallecimiento de su menor.

(Foto: FB/ Josh Marshall)

“Tengo el corazón roto. No solo estoy perdiendo a mi hijo, estoy perdiendo a mi mejor amigo”, dijo Josh. En el mensaje indica que Gabe, como lo llamaban, había pasado varios días con dolor e incluso le dijo a su padre “mi vida apesta”.

Un día el niño tenía mucho dolor en el cuello y espalda por lo que lo llevaron al doctor, hasta un amigo de la familia los acompañó, el padre indica que ese día Gabe se divirtió mucho, reía y corría por el consultorio del doctor, algo que no había pasado en mucho tiempo.

De regreso a casa pasaron a una tienda de juguetes porque el menor quería uno, compraron algunos y emprendieron el regreso, ya en el camino el niño dijo sentirse cansado. Finalmente se recostó en el asiento del auto y al llegar a casa Josh lo quiso despertar pero Gabe ya había muerto.

Para el padre ver a su hijo feliz, el último día de su vida fue un regalo, y así se despidió:

“Gracias Gabriel por darme un último regalo… ¡Ese increíble día vivirá en mi memoria para siempre! ¡Te amo mi bebé hermoso!”.

Desde 2015 a Gabe le diagnosticaron un extraño tumor, el caso se conoció luego de que en 2016 Josh se tatuara en la cabeza una cicatriz igual a la que él tenía, como muestra de amor y solidaridad con su hijo.