Persiste machismo en ramo científico de Michoacán: Investigadora

Por: Carolina Zambrano/@Caroz_ZaC

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El problema de la desigualdad de género en el ámbito científico es generalizado, no solamente ocurre en Michoacán, ya que hay diversos factores que influyen en que haya menos investigadoras en universidades e instituciones, consideró la doctora Alejandra Ochoa Zarzosa.

En entrevista exclusiva, la investigadora del Centro Multidisciplinario de Estudios de Biotecnología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Michoacana y ganadora este 2017 del Premio a la Labor Científica con Perspectiva de Género, indicó que hay diversos factores que influyen para que las mujeres trunquen su desarrollo como científicas.

“A pesar de que hay mucho talento, tenemos estudiantes muy talentosas y capaces en los programas de postgrado, desgraciadamente después no pueden continuar con la carrera científica porque empiezan a formar una familia o no encuentran trabajo o no se quieren ir de su núcleo familiar”.

Explicó que debido a las cuestiones culturales machistas que aún persisten en la sociedad, las estudiantes, al querer formar una familia, dejan de lado su carrera al dedicarse únicamente a cuidar de los hijos.

Además destacó que existe temor de las estudiantes para querer movilizarse a otras ciudades y desempeñarse como investigadoras.

“Empiezan a formar familias desde muy temprana edad y eso las limita a poder establecerse como Investigadores y es una pena porque a pesar de que sí hay un buen número de estudiantes mujeres en los programas de postgrado ya después vemos que no se incorporan al ámbito laboral, que es la investigación”.

Destacó que en general en los grupos de investigación sí es menor la proporción de mujeres con respecto a la de hombres en ciertas áreas, principalmente en física, biología, química.

“Sí hay machismo, desde cuestiones triviales, como referirse a alguien, por ejemplo a los hombres les dicen doctor y a las mujeres profesora; eso nos da un reflejo de cómo la sociedad percibe a la mujer; otro ejemplo se da en el momento en que se instala algún panel, la mayoría siempre son hombres”.

Resaltó que en el momento de las contrataciones, deberían buscar más investigadoras mujeres, ya que siempre se contrata a más hombres.

“Creo que siempre hay que buscar mejores estrategias para que la balanza de vaya revirtiendo”.

La doctora Alejandra Ochoa Zarzosa trabaja desde hace 15 años en la UMSNH con moléculas de origen vegetal, de chile habanero y aguacate.

“Hemos descrito propiedades de estos compuestos que van desde matar bacterias patógenos para animales y humanos, hasta matar células cancerosas de distintos tipos y estamos indagando el mecanismo de acción por el que matan dichas células”.

“Pero también tienen otras funciones importantes, como la regulación de la respuesta inmune que puede servir como fármacos alternativos a muchas enfermedades, da un panorama más amplio”.

Llamó a las jóvenes a no dejar de lado su carrera, así como a las autoridades a equilibrar la balanza en cuanto a las contrataciones de mujeres investigadoras.

Actualmente la UMSNH cuenta con 112 mujeres adscritas al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), lo que representa un crecimiento de casi 50 por ciento desde 2009, año en que había 67 investigadoras reconocidas por este sistema.

FG