Prohibición de plásticos en Michoacán causa opiniones divididas

No es de decir, mañana ya no hay bolsas en los establecimientos; es un proceso de concientización y buscar alternativas”. Francisco Ruiz, subdirector de la Dirección de Residuos Sólidos

Por: Josimar Lara/@josimar2188

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Para implementar medidas para el cuidado del medio ambiente en las ciudades, tales como la prohibición de plásticos de un solo uso, se requiere de un marco normativo que genere incentivos, castigos y alternativas que propicien que la sociedad se adueñe de ellas y fomente una conciencia, expuso el coordinador de la Maestría de Planeación y Ordenamiento Territorial Sostenible de la Universidad Latina de América (UNLA), Rafael Huacuz Elías.

“No se trata solamente de tener buenas iniciativas a favor del medio ambiente; se trata de tener una visión más amplia, desde cuál va a ser la reglamentación y cómo va a ser apropiada por la sociedad, para evitar la problemática del medio ambiente”, dijo el académico en entrevista con Publimetro.

El pasado 28 de junio se aprobó en sesión de Cabildo de Morelia el punto de acuerdo para prohibir plásticos en establecimientos comerciales y mercantiles, con periodo de gracia de hasta –mínimo– seis meses, según el giro de cada uno, el cual entrará en vigor una vez que sea publicado en el Periódico Oficial del Estado.

Por otro lado, en la Comisión de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente del Congreso local están en proceso de análisis y dictamen diversas iniciativas de ley y reformas presentadas por el Ejecutivo estatal y por legisladores de distintas bancadas, orientadas a la eliminación gradual de unicel y plásticos de un solo uso.

El unicel tarda cientos de años en biodegradarse (Foto: Archivo)

 

18 iniciativas hay en el Congreso de Michoacán a favor del medio ambiente

El especialista considera positivo que se tengan iniciativas de ley que fomentan el cuidado de los ecosistemas, ante la problemática mundial en este rubro, pero puso de manifiesto que éstas deben partir de un marco jurídico federal y homologarse en las entidades, para así evitar que tengan inconsistencias que deriven en el incumplimiento de lo que se busca.
“Toda ley debe ir acompañada de una exposición de motivos, ampliamente desarrollada por especialistas, porque es la que lleva a que se discuta en el pleno de la Cámara la modificación de la legislación, pero es lo que te garantiza que la ley no se vuelva letra muerta. Si la exposición de motivos no está debidamente fundamentada, aunque uno genere plazos y dé condiciones, aquello no va a tener el resultado que se espera y va a ser contraproducente”, explicó.

Rafael Huacuz sostuvo que no es un proceso fácil eliminar los plásticos, pues no sólo basta con que se aprueben leyes o reglamentaciones. Puso como ejemplo el caso de Pátzcuaro, donde se han tomado medidas en este sentido; no se ha contemplado que es un municipio al cual llegan turistas con otros hábitos de consumo.

El objetivo es sensibilizar a la población sobre el daño que generan los plásticos de un solo uso (Foto Cortesía)
“Los municipios no están aislados del contexto nacional e internacional, digamos. ¿Cómo vamos a cerrar la puerta al plástico en una ciudad tan tradicional como Pátzcuaro, cuando tenemos un altísimo flujo migratorio-turístico internacional? Entonces ahí cómo vamos a resolver que quien llegue ponga en el bote de la basura el plástico que traiga de otro lado y cómo vamos a manejar este producto”, argumentó.

Según el académico, las iniciativas de reglamentación como la del Ayuntamiento de Morelia –que prohíbe el uso de plásticos de un solo uso, el cual debe ser sustituido por productos biodegradables–, en ocasiones carecen de una visión más amplia sobre la problemática mundial, al grado que, ejemplificó, cada minuto se compran en el mundo un millón de botellas de plástico y se usan 500 mil bolsas de plástico al año en toda la Tierra, pero porque en muchas ciudades a la sociedad no se le dan alternativas.

“El plástico no es tan fácil de retirar, porque forma parte de nuestra vida diaria; pero no tenemos alternativas; por ejemplo, tú vas a un supermercado e intentas comprar un cepillo de dientes de bambú, no hay; o intenta que te vendan un peine de hueso o cartílago de pescado, no encuentras; lo que está faltando son las opciones”, explica el también doctor en Estudios Urbanos y Ambientales por El Colegio de México.

Se necesitan incentivos

El académico considera que las autoridades deben acercarse a las universidades e investigadores para diseñar leyes ambientales “robustas”, en las que también se ofrezcan soluciones para que la sociedad adquiera productos biodegradables o sustentables, así como que las empresas tengan estímulos fiscales o incentivos por implementar métodos amigables con el medio ambiente.

(Foto Facebook: Pátzcuaro Ayuntamiento)

“Buscar los mecanismos desde la política pública para incentivar las industrias alternativas, para empezar a tener nuevas empresas que utilicen, por ejemplo, nuevos métodos orgánicos para la transportación, el embalaje y la utilización de estos subproductos”, recalcó.

Huacuz Elías insistió en que México no está listo para cambiar los hábitos de consumo y producción de plásticos, ya que no se cuenta con una política federal adecuada que fomente otras medidas sustentables; el tema se delega a los 32 estados de la República, de los cuales sólo cinco o seis tienen regulaciones ambientales.

“Debe ser una política que venga desde una visión federal, y ahí cómo desprendemos hacia los estado y municipios; de repente son algunos municipios los que nos dan el ejemplo en el tema”, puntualizó.

Ante este panorama, señaló que, más allá de las políticas públicas, se debe crear conciencia en la sociedad sobre el cambio en los patrones de consumo y apostar por la creación de nuevas industrias.

“Hay una gran ventana de oportunidad para industrias que están trabajando polímeros orgánicos, como plásticos a base de maíz o de algunos granos que se degradan rápidamente después de ser utilizados; es por algo que deberíamos estar apostando y generando una política pública”, manifestó.

Precipitada, la prohibición de plásticos en Morelia: Canacintra

El punto de acuerdo que se aprobó en junio en el Cabildo de Morelia para prohibir el uso de plásticos en establecimientos comerciales fue una decisión precipitada en la que no se consideró el impacto que tendrá en la generación de empleos en las empresas que se dedican a la elaboración de plásticos, afirmó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), delegación Morelia, Abelardo Pérez Estrada.

Canacintra, Morelia
El presidente de Canacintra Morelia comentó que hay todavía diversos temas que se tienen que atender a nivel federal (Foto Facebook: Jesús Melgoza Velázquez)

“En seis meses no va a haber empresas que estén listas para reciclar estos sustitutos; no consideran que los materiales que ellos proponen como sustitutos para estos establecimientos no se pueden reciclar y se van a convertir en un solo uso, lo que quieren quitar es lo que van a generar”, advirtió el dirigente empresarial en entrevista.

El presidente de Canacintra Morelia aclaró que el sector industrial está a favor de cualquier iniciativa que ayude a disminuir la contaminación, pero las medidas que se tomen deben ser de manera integral, inteligente y que realmente ayuden, “porque esta iniciativa que aprobaron en el Ayuntamiento, yo auguro que lo único que va a provocar es más basura; además, no hubo acercamientos para elaborar dicho punto de acuerdo”.

700 toneladas de basura se generan al día en Morelia

Aseveró que si se publica tal cual la citada reglamentación en Morelia, afectarían entre 30 y 35 empresas dedicadas a la elaboración y distribución de plásticos, las cuales generan aproximadamente 3 mil empleos directos en la capital michoacana, pero también podría afectar de manera indirecta a otros rubros.

“De entrada, los más de 4 mil 500 establecimientos de comida, más todos los que son informales, no creo que los asesores estén informando bien sobre las afectaciones”, subrayó Pérez Estrada.

Respecto a los periodos de gracia que se establecen en la iniciativa para hacer el cambio de plásticos a materiales biodegradables, el dirigente de Canacintra enfatizó que no es una cuestión de tiempo, sino que se deben obligar a tomar medidas alternativas, como el reciclaje.

“La solución no es prohibir o sustituir, la solución es obligar a reciclar. Si obligamos a todas las empresas que producen plástico hoy en Michoacán, que lo hagan con material reciclado, aumentamos los ciclos de usos; eso hace que no se vaya a la basura, sino a un proceso productivo”, adujo.

A su vez, Héctor Manuel Tinoco Garduño, empresario dedicado a la fabricación de plásticos, coincide en que se deben tener leyes y políticas ecológicas, pero debe ser una regulación ordenada; además, evitar la mala información de ciertos productos, pues solamente por las noticias que circulan en redes sociales se tuvo un desplome del 70% en las ventas de bolsas de plástico.

10% de la basura es lo que se calcula que solamente se recicla

El también ex presidente de Canacintra Morelia abundó que el punto de acuerdo, tal como se aprobó en el Cabildo, afectaría 100% a las empresas de plástico, porque “si ya no puedes vender en Morelia y se da la oportunidad de irte a otra entidad federativa, que también está regulada, te cambias pero no tendría sentido seguir operando”.

En este contexto, el empresario compartió que en su compañía el 60% de la producción corresponde a productos que vienen del reciclaje, que son más de 200 toneladas mensuales; por lo que también se han reunido con diputados locales y regidores para plantearles alternativas en lugar de retirar los plásticos de los establecimientos comerciales y mercantiles, entre ellas que se cobre en las unidades económicas por el uso de bolsas o que se fomente la separación de residuos sólidos.

“El regular la clasificación, separación y transporte de los residuos sólidos no sólo beneficia en el tema de plástico, sino toda la materia orgánica, todo el cartón o aluminio, al momento que están separados; se involucra al gobierno, a la sociedad y a las empresas; con un esfuerzo tripartita podemos sacar esto adelante, esto sí es una solución integral”, aseguró.

El ex dirigente empresarial recalcó que, a la par de cualquier medida que tomen las autoridades, se debe concientizar a la sociedad sobre la importancia de no tirar la basura en lugares prohibidos, que es lo que provoca el principal daño al medio ambiente.

“El tema es de educación y de cultura; no podemos satanizar unos productos por sus características. Las bolsas de plástico, los popotes y los residuos sólidos no llegan sólo al mar, ni a los ríos, ni a las alcantarillas; es la cantidad de basura que destinamos fuera de su lugar”, insiste.

Crear conciencia, primera etapa para el retiro de plásticos en Morelia

Después de que se aprobara el punto de acuerdo que prohíbe el uso de plásticos en los locales comerciales de Morelia, el subdirector de la Dirección de Residuos Sólidos, Francisco Ruiz, dijo que esto llevará varias etapas, entre ellas la de crear conciencia entre la ciudadanía para no usar o dejar de pedir este material en los comercios.

El funcionario municipal señaló que, aunque también se ha dado un periodo de gracia para que los establecimientos comerciales y mercantiles dejen de usar plásticos, en ese tiempo se les plantearán alternativas de uso de materiales biodegradables.

“Es diseñar una estrategia para plantear alternativas; ocasionalmente tú podrás tener una bolsa, pero no una que se desintegre en 500 años, sino tal vez ahora una que tarde cinco años”, comentó.

Francisco Ruiz insistió en que dejar de usar plásticos no tendrá resultados a corto plazo, pero confía en que a partir de enero del siguiente año las personas puedan adoptar esta medida, debido a que diariamente en Morelia se estima que se generan más de 700 toneladas diarias de basura, de las cuales solamente el 10% es reutilizable o reciclable.

“Tenemos que entrar en este modelo alternativo, para dejar de ser generadores, porque esto tiene que apuntar a disminuir la cantidad de basura, porque en generación per cápita estamos en un kilo, y la tendencia tiene que ser a bajar, que sea 600 o 500 gramos por persona”, agregó.

Contexto

En sesión de Cabildo se aprobó el punto de acuerdo mediante el cual se prohíbe el uso de plásticos en los establecimientos comerciales de Morelia, o podrían ser sancionados. El punto de acuerdo que se modificó y aprobó por unanimidad fue la adición de una fracción XVI al artículo 52, de una fracción VII al artículo 54 y de un artículo 53 BIS al Reglamento de Establecimientos Mercantiles, Industriales y de Servicios del Ayuntamiento de Morelia, y se adicionan los artículos 62 BIS y 62 TER al Reglamento Ambiental y de Sustentabilidad del Ayuntamiento de Morelia.

Al respecto, el regidor Moisés Cardona Anguiano explicó que con esta reforma, una vez publicada en el Diario Oficial del Estado, se pretende que en un periodo de gracia de al menos seis meses, los comercios que cuenten con licencia municipal, como tiendas departamentales, farmacias, autoservicios, venta de alimentos y bebidas, junto con los establecimientos mercantiles, cambien los plásticos por materiales biodegradables.

Además, mencionó, de acuerdo con el giro de cada establecimiento, en el período para este cambio de materiales se harán inspecciones y, en caso de que no cumplan, serán sancionados por la autoridad municipal.

(Foto: Héctor Jiménez Landín)

“La cosa es hacerlo de manera gradual y paulatina, no puede ser instantánea, sólo porque la ley lo marca; tenemos que poner los plazos (para dejar de usar plásticos), pero a la vez hacer evaluaciones. Porque si bien la exposición de motivos es ex-ante, qué vamos a hacer después, ¿cómo vamos a hacer esas evaluaciones? ¿Incentivamos a la industria de plástico a que ahora use otros insumos? ¿Cómo le vamos a hacer?”. Rafael Huacuz Elías, doctor en Estudios Urbanos y Ambientales por El Colegio de México.

“El tema es de educación y de cultura; no podemos satanizar unos productos por sus características. Las bolsas de plástico, los popotes y los residuos sólidos no llegan sólo al mar, ni a los ríos, ni a las alcantarillas; es la cantidad de basura que destinamos fuera de su lugar”. Héctor Tinoco, empresario.

“No es de decir, mañana ya no hay bolsas en los establecimientos; es un proceso de concientización y buscar alternativas”. Francisco Ruiz, subdirector de la Dirección de Residuos Sólidos.

CA