El huexólotl era el platillo favorito de Moctezuma

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El pavo o huexólotl era el platillo favorito de Moctezuma, quien contaba con miles de estos animales en su palacio.

Dentro de la Navidad, el pavo relleno es el platillo más típico de esta festividad, razón por la que es importante destacar que la producción anual de carne de guajolote en nuestro país supera las 24 mil toneladas, teniendo como principales productores a los estados de Chihuahua, Yucatán y México.

Existen diversas formas de preparar esta delicia que nunca falta en las cenas de Noche Buena. A continuación te presentamos su receta tradicional para que disfrutes de ella en esta próxima Navidad.

Ingredientes:

1 pavo mediano crudo y descongelado

1 litro de vino blanco

200 gramos de mantequilla

Sal y pimienta

1 jeringa gruesa

Relleno:

300 gramos de tocino

3 cebollas grandes finamente picadas

300 gramos de almendra

5 dientes de ajo

750 gramos de carne de res molida

750 gramos de carne de cerdo molida

1 pizca de tomillo

3 ramitas de perejil picado

300 gramos de ciruela pasa

100 mililítros de brandy

300 gramos de nuez

1 charola pavera

Papel aluminio

Preparación:

Lava bien el pavo, colócalo en la pavera y luego inyéctalo por todas partes con el vino blanco, principalmente la pechuga. Después úntalo por dentro y fuera con sal, pimienta y mantequilla. Fija las patas y las alas al resto del cuerpo con un hilo.

Aparte, en un sartén fríe un poco el tocino, agrega la cebolla hasta que se acitrone, añade las almendras, la nuez, los dientes de ajo picaditos, las carnes, la sal, la pimienta, el tomillo, el perejil, las ciruelas y un poco de brandy. Sazona, deja que se cueza todo por unos 10 minutos y reserva. Cuando se enfríe la mezcla rellena el pavo con ella y lo que reste envuélvelo en un papel aluminio y colócalo junto al pavo.

Hornea durante aproximadamente 3 horas a 200° C. Te sugerimos hornearlo descubierto la primera hora para que agarre un color dorado en la superficie, después tápalo con papel de aluminio para terminar el resto de la cocción. Cada media hora deberás abrir el horno y bañar el pavo con los jugos que va soltando. Para saber si ya está cocido deberás picar con un cuchillo delgado en las articulaciones de la piernas y si sale jugo rosado, es signo de que aún le falta. Cuando esté perfectamente cocido sírvelo a tus invitados acompañado con el resto del relleno que reservaste en el papel aluminio.