El Super Tazón número 52 se jugará bajo techo (Foto: stadiumdb.com)

Estados Unidos (Rasainforma.com/Redacción).- El Super Bowl LII, que se jugará el próximo domingo en el Estadio U.S. Bank de Minnesota, será el encuentro con las temperaturas más bajas en la historia de la NFL, aunque por fortuna, se disputará bajo techo.

Cuando se dé la patada inicial entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia, la temperatura pronosticada será de 16 grados bajo cero, el frío más registrado en los 52 años de historia que tiene este encuentro.

Afortunadamente para los jugadores, fanáticos y todos los demás involucrados, el Súper Tazón se llevará a cabo en un estadio techado y donde la temperatura deberá ser de 21 grados centígrados.

Además se prevé que la temperatura en Minneapolis para el próximo domingo sea de entre 3 a 12 grados bajo cero.

Este será la segunda ocasión que Minneapolis alberga la final de la NFL ya que el 26 de enero de 1992, el Estadio Hubert H. Humphrey Metrodome fue sede del Súper Tazón XXVI y la temperatura mínima ese día fue de 13 grados bajo cero.

omm