Gabriel Zamora dio su testimonio de vida a los asistentes al "Homenaje a superhéroes oncológicos (Foto: ACG)

Por: Andrea Hernández/@andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com). – “Y tú ¿ya diste gracias por estar vivo hoy? “, con esa interrogante inició su discurso ‘Spiderman’ quien a sus diez años es sobreviviente de cáncer y va de hospital en hospital llevando un mensaje de aliento y fortaleza a quienes como él, han sido diagnosticados con un mal oncológico.

Se llama Gabriel Zamora Martínez y dio su testimonio de vida a los asistentes al “Homenaje a superhéroes oncológicos” en el hospital infantil “Eva Sámano de López Mateos”, donde narró que a la edad de seis años se le detectó cáncer de riñón, órgano que le fue extirpado para recibir tratamiento de radiación y quimioterapia que lograron que hoy sea paciente en vigilancia.

“Estimados amiguitos que compartimos esta enfermedad, no tengan miedo, confíen en sus doctores y enfermeras, son las manos de Dios que desean curarnos, nunca dejen de sonreír, la vida es un regalo que se nos da cada día que abrimos los ojos”, dijo mientras invitó a todos a hacer algo diferente cada día, él por ejemplo, se caracteriza de súper héroe y lleva meriendas y mensajes de aliento a pacientes terminales en los hospitales del sector salud.

También exhortó a los padres de familia a no perder la fe, alentar y acompañar a sus hijos en la lucha contra el cáncer “no bajen los brazos sus hijos están luchando por salir adelante y vencer esta enfermedad”, dijo.

A decir de su mamá, Rosa María Martínez, fue de “casualidad” que descubrieron el padecimiento de si hijo “un día íbamos en el carro y él se cayó sobre la palanca de velocidades, al paso de las horas se quejó de un gran dolor en el vientre y lo llevamos al hospital. Después de varios estudios se determinó el cáncer que estaba ya en etapa tres. Gracias a Dios se encontró a tiempo y el tratamiento dio buenos resultados”, narró.

Dijo además que durante los cuatro años que su hijo ha recibido atención en el hospital infantil nunca ha padecido problemas de escasez de medicamentos “si nos llegó a pasar que las máquinas no servían y debíamos hacer los estudios por otro lado y son muy costosos, pero no nos tocaron tantas carencias como las que dicen que hay ahora”, comentó.

La lucha continúa para muchos superhéroes

De los más de 600 pacientes oncológicos que se atienden actualmente en el hospital infantil, 136 están en tratamiento activo, es decir son superhéroes que todos los días luchan por vencer su enfermedad con el apoyo y cariño de sus padres y la atención del personal médico del lugar.

Tal es el caso de María Guadalupe Barrera quien señaló que “quienes llegamos a esta institución de Salud no es por gusto, nuestra travesía está trazada con gran desolación y encontramos ángeles vestidos de blanco, no es el cielo, son los doctores que nos ayudan a levantar la vista hacia el horizonte”, mencionó.

Ella padece leucemia, igual que el pequeño Jonathan quien ha pasado casi la mitad de su vida en tratamiento oncológico. En mayo próximo se cumplirán tres años de que le diagnosticaron leucemia. Tiene seis años.

Su mamá Edith Valdez platicó con lágrimas en los ojos que “esto es algo que te cambia para siempre la vida, nunca te esperas que tu hijo padezca cáncer y es una lucha constante contra viento y marea para que tu hijo esté bien”.

En mayo próximo, Jonathan cumplirá tres años en tratamiento constante de radiación y quimioterapia “es un sufrimiento indescriptible cuando a tu hijo ya no le encuentran venas, cuando te dicen que no hay agujas o medicamento, las carencias siempre agravan la situación”, dijo.

A pesar de la situación, Edith busca como salir adelante por sus tres hijos y su esposo y ha encontrado respaldo en Enrique Aguilar, un sobreviviente de cáncer quien describió como “un ángel a él lo conocimos en el hospital civil durante sus terapias de radiación, y desee entonces él nos apoya mucho porque a veces yo me vengo de Acuitzio con el puro pasaje y él nos apoya hasta con medicamento y con muchos ánimos”, dijo.

Jonathan sólo espera ponerse mejor, y es eso lo que les dice a los doctores que lo reciben dos veces por semana. Desde que inició su tratamiento ha tenido una recaída.

tmt