EVA detecta tempranamente el cáncer de mama (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Un grupo de jóvenes de entre 18 y 24 años busca mejorar la calidad de vida de las mujeres con la creación de un dispositivo portátil y no invasivo para la detección temprana de cáncer de mama.

EVA es el nombre de este dispositivo y Julián Ríos Cantú, de 18 años, es el líder del proyecto.

(Foto: Cortesía)

“Hacemos parches de biosensores completamente flexibles que se colocan dentro de cualquier brasier. Es tan fácil como tener tu smartphone, comenzar la autoexploración, tomar todos los datos de temperatura del seno y al final tener una evaluación”.

 

El joven se inspiró en la experiencia de su madre para crear EVA, luego de que fuera diagnosticada por segunda ocasión con cáncer de mama en 2012. Señaló que al principio del emprendimiento, la ignorancia, falta de experiencia, pero sobre todo la ambición por cambiar estos aspectos, los describían a la perfección.

Durante las primeras investigaciones, los emprendedores comprendieron que los cambios en la temperatura, textura y coloración del seno de alguna forma están ligados a la presencia de cáncer de mama. Para que un cáncer se desarrolle, se necesita oxígeno y nutrientes, transportados por el principal fluido de calor en el cuerpo: la sangre.

“Ante la presencia de cáncer hay mayor flujo de sangre, lo que significa mayor temperatura. Lo que EVA hace es analizar estos datos, mapearlos de una forma muy precisa, contrastarlos y, finalmente, dar una evaluación de riesgo”, comentó Ríos Cantú.

El joven enfatizó que el dispositivo no ofrece un diagnóstico sino únicamente una evaluación de riesgo a modo de prevención. El diagnóstico es atribuible únicamente al patólogo y a la biopsia, sentenció. Luego de detectada alguna anormalidad, se alerta al oncólogo o médico para el tratamiento pertinente.

Esta tecnología puede ser explotada para tratar diferentes patologías, por lo que otras líneas de investigación ya se enfocan en la creación de soluciones para pie diabético, cáncer testicular y cáncer de próstata.

Con información de Conacyt