Christian

Existen desastres naturales predecibles como son aquellos que se desarrollan sobre la superficie terrestre como los Huracanes, los Tornados, los Tsunamis, etc pero también existen otros que no es posible predecir ya que se generan bajo la superficie de la tierra como los terremotos. Independientemente del tipo de desastre natural lo que es totalmente predecible es que, una vez que suceda, será necesario mucho dinero para arreglar las consecuencias. Antes un país solo podía sacar ese dinero de 3 lugares: cambiando el presupuesto para sacar la lana de programas sociales, aceptando donaciones internacionales o, en el mejor de los casos, teniendo un seguro lo cual no es tan práctico porque salen carísimos y su cobro es súper tardado.

Con esa premisa como base en el año 2006 se emitió el primer BONO CATASTROFICO (BnC) como una alternativa de controlar el riesgo financiero que implicaba la posibilidad de sufrir un desastre natural. Para tu sorpresa, el primer país del mundo, en toda la historia que emitió un BnC fue México!!! Si bien los BnC ya existen desde 1998, su uso era para respaldar carteras de crédito bursatilizadas. El primer BnC emitido para afrontar un Desastre Natural fue el emitido por México con el Banco Mundial por 450 mdd contra Terremotos y con duración de 3 años.

Después en el 2009, ya por medio del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) México emitió el segundo por 290 mdd pero ya dividido en 2 partes: 140 mdd para sismos y 150 mdd para Huracanes. En 2012 se emitió el tercero por 315 mdd también con vigencia de 3 años.

El más reciente es el que se anunció en Marzo y se emitió en Julio de este 2017 por 360 mdd divididos en 150 mdd para sismos, 100 mdd para huracanes del Atlántico y 110 mdd para Huracanes del Pacífico. Este Bono ya lo emitió el FONDEN por medio del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) que pertenece al Banco Mundial.

Para que la lana del BnC se libere se deben cumplir ciertos requisitos dependiendo del tipo de desastre. A estos requisitos se le conocen como “Trigger Paramétrico” y que, para el caso de los sismos libera el 50% cuando superan el 8.0 en la escala de Richter y el 100% si alcanza o supera el 8.1 en esa misma escala. Con esto ya no se requiere evaluación de daños como en un seguro, sólo por el hecho de alcanzar ese parámetro se libera la lana. Para el caso de los Huracanes el “Trigger Paramétrico” es el impacto con categoría 4 o superior.

Ahora déjame explicarte porqué se le llama Bono Catastrófico y no Seguro contra desastres. Es un bono porque es un instrumento de inversión el cual se ofrece a los inversionistas del mundo y que cuenta con precio por título, tasa de interés, vencimiento y cupones.

La manera en que funciona es la siguiente: un inversionista compra títulos del BnC los cuales tienen una vigencia de 3 años. El atractivo es que, ofrecen una tasa de rendimiento alta (4.5% para la parte de sismos, 9.3% para huracanes del Atlántico y 5.9% para Huracanes del Pacífico) y adicionalmente, ofrecen una prima o sobretasa por el riesgo. Esto quiere decir que, si en los 3 años, los desastres naturales que cubren ese bono no se dan, el inversionista gana sus intereses, recupera su capital y gana un premio. Por el contrario, si durante la vigencia del bono se da alguno o todos los desastres naturales considerados, el inversionista PIERDE su lana; no solo deja de cobrar intereses y no recibe el premio sino que también pierde el capital.

Para el caso del BnC 2017 de México, recordemos que de los 360 mdd, 150 mdp son para sismos, es decir el 41.67%; 100 mdd  (el 27.78%) para Huracanes del Atlántico y 110 mdd (el 30.55%) para Huracanes del Pacífico. Esto quiere decir que los inversionistas que compraron el bono en Julio perdieron ya el 41.67% de su lana por el sismo de Oaxaca.

Existe un periodo de 40 días para cobrar el cual se cumple a principios de Octubre y es cuando el FONDEN recibirá la lana pero los inversionistas ya caminaron con el 41.67% de la suya.

Así que como verás, la estrategia de Hacienda de emitir estos bonos ha sido totalmente acertada porque ahora la preocupación será agilizar la reconstrucción y no ver de dónde sacan dinero para la reconstrucción.

El mundo financiero está ya tan avanzado que existen instrumentos muy sofisticados que antes hubiesen sido imposibles de imaginar y para ejemplo te platico que el Banco Mundial ya emitió también un Bono Pandémico que busca prever el impacto económico de pandemias como el brote de ébola del 2014. De locos ¿no?

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieres que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/

Próximamente te diré las fechas para que conozcas las verdaderas finanzas personales.