Fausto Vallejo, exgobernador de Michoacán (Foto: ACG)

Por: Antonio Aguilera/@gaaelico

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Señalada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) como una de las administraciones que incurrió en más daño patrimonial por actos de corrupción, desvíos de recursos y malversación de fondos públicos, el gobierno de Fausto Vallejo fue exhibido además por haber negociado los contratos de refinanciamiento de la deuda de manera desventajosa, con altas tasas de interés que están afectando las finanzas actuales del estado.

Datos de la Auditoría Superior de la Federación, indican que durante el periodo de Fausto Vallejo (que incluye las administraciones temporales de Jesús Reyna García y de Salvador Jara Guerrero), se detectaron manejos irregulares de recursos públicos por un monto de 33 mil 742 millones 258 mil pesos, a través de simulación de reintegros, pago a aviadores, sobreprecios en las contrataciones de bienes y servicios, malversación de fondos y pagos no justificados, entre otros. Hasta el momento, la ASF lleva 21 denuncias penales, toda vez que nuestra entidad es la segunda con más observaciones y acciones de la Auditoría Federal.

No obstante ello, la noche de este martes, el exgobernador del estado, Fausto Vallejo, hizo llegar a varios medios de comunicación, un documento titulado “Ideas Fuerza”, en el cual asegura que durante su gestión (dividida en dos periodos, que comprenden el año 2012 al 2013 y de finales de ese año a mediados del 2014) “los contratos de refinanciamiento de la deuda suscritos durante mi administración, se realizaron en las mejores condiciones que en ese momento ofrecieron los bancos para el estado de Michoacán, que además se hicieron al amparo del Decreto Legislativo número 22”.

En el documento de marras —que fue enviado por la contadora María Eugenia Escobedo, una de sus colaboradoras más cercanas—, el político priísta asegura que al iniciar su gestión, el 14 de febrero de 2012, “yo recibí 15 mil 975 millones de pesos de deuda bancaria y entregué con 15 mil millones, es decir, la disminuimos 975 millones”.

Argumenta que para liberar la presión de las finanzas estatales, se vio en la necesidad de refinanciar la deuda pública estatal, por ello buscó alguna banca comercial que aceptara apoyar a las desmejoradas arcas estatales: “obviamente no había banco que le quisiera prestar a Michoacán, dada la calificación crediticia con la que recibimos el gobierno, que además de todo mejoramos de negativa, a estable con tendencia positiva”.

En el texto que hizo llegar a líderes de opinión, locutores y directores de medios, Vallejo Figueroa detalla los créditos contratados durante su administración, así como los montos dispuestos, mismos que reportamos en la Cuenta Pública de 2012.

A saber:

Multiva, con un monto de mil 340 millones de pesos, que supuestamente se utilizó para el pago de los adeudos a proveedores del año 2011 y anteriores.

Dos créditos con Banco Interacciones, uno por mil 924 millones de pesos y otro por 576 millones de pesos, ambos que deberían haber sido utilizados para el refinanciamiento de la deuda pública.

Otro crédito con Banobras, por 4 mil 112 millones de pesos, que se utilizaría en obra pública. Con el mismo banco, se contrató uno último, por el orden de los 680 millones de pesos, también para ser presuntamente destinado al refinanciamiento de la deuda pública.

En su documento enviado a los medios de comunicación, Fausto Vallejo reconoció que al término de su mandato como gobernador del estado, “el único monto que incrementó en términos del monto dispuesto es el de Banobras, que fue de 741 millones de pesos”.

Fausto Vallejo se defiende ante los señalamientos recientes de parte de los diputados locales, que acusaron que firmó contratos de refinancimiento con tasas lesivas para las finanzas estatales, toda vez que con los recortes presupuestales y los incrementos recientes, las tasas se volatilizaron y creció el interés que se debe pagar por el servicio de deuda anualmente por el gobierno estatal.

Asegura que en el año 2012, cuando contrató los créditos “disminuimos la tasa de interés de TIIE +2.75 por ciento y +4 por ciento, respectivamente, a TIIE +2.48 por ciento. Obviamente los plazos de vencimiento se alargaron de 2013 y 2015 respectivamente, al año 2033”.

Al destacar que el actual gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo “está mal informado” en lo que se refiere a los créditos que se contrataron en su gestión, Vallejo Figueroa enfatizó que “además de que bajamos las tasas, negociamos plazos de pago más cómodos y contratamos en las mejores condiciones que en ese momento ofrecían los bancos para el Estado”, por ello rechazó que su gobierno haya contratado “deuda con condiciones de desventaja para Michoacán”.

De paso, al lavarse la cara de su responsabilidad en la crisis financiera que vive la entidad desde hace más de 5 años, el exgobernador priísta aprovechó para señalar —desde su óptica— que la presión a las finanzas estatales “es la bursatilización del impuesto sobre nómina, contratada en 2007 en UDI’s”, que se hizo en la gestión de Lázaro Cárdenas Batel.

Y con estos argumentos, enfatizó que “durante mi administración de ninguna manera hicimos crecer la Deuda Pública. La propia administración actual lo reconoce oficialmente en el Tercer Informe Trimestral de 2016”.

En un mensaje que manda al gobernador Silvano Aureoles, el exmandatario priísta reitera que su administración, “de ninguna manera se contribuyó al deterioro de las finanzas estatales, al contrario, las mejoramos en la medida de nuestras posibilidades”.

Pero la ASF piensa diferente: Michoacán es una de las entidades con los mayores niveles de rezago social, tanto en calidad educativa, como en servicios de salud y acceso a los servicios básicos, pero en el periodo comprendido de los años 2011 a 2015, se registran los mayores niveles de corrupción en el manejo de las finanzas del estado y los recursos federalizados.

De acuerdo a investigaciones dadas a conocer por varios medios nacionales, Michoacán es la segunda entidad con mayores actos de corrupción y simulación de reintegros, justo por detrás del Veracruz de Javier Duarte y Fidel Herrera.

Los datos de la ASF, de los cuales dan cuenta la investigación periodística de los diarios Excélsior y Milenio, indica que en el año 2012, al inicio de la administración de Vallejo se simularon reintegros por 28 mil 477 millones 500 mil pesos, lo que propició que la ASF presentara 11 denuncias de hechos.

“La entidad es de las que mayores índices de inseguridad tiene y las autoridades aprovecharon los recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal para cubrir pagos indebidos como el mantenimiento de un helicóptero de la Procuraduría General de Justicia del Estado con un costo de 2 millones 498 mil 700 pesos, además de 217 mil 400 pesos para el mantenimiento de vehículos de la Secretaría de Seguridad Pública”.

Dichas anomalías siguen siendo investigadas por la ASF, por lo cual la gestión de Fausto Vallejo Figueroa sigue aún en la mira.