areli navarrete mimorelia

Ocho estados han cumplido con armonizar la Ley Estatal de Archivos con la Ley General: Colima, Durango, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, Yucatán y Zacatecas, mismos que ahora están en la etapa de adoptar e implementar los principios y bases que señala la segunda de las leyes aludidas.

Al respecto, somos conscientes de que atravesamos por una situación complicada, que la emergencia sanitaria frenó el proceso en muchos estados; sin embargo, no puede ser justificación del incumplimiento legal, porque los Congresos de Guanajuato, Tlaxcala y Yucatán aprobaron la ley en plena pandemia. Guanajuato y Tlaxcala, al igual que Ciudad de México y San Luis Potosí, ya tienen una ley aprobada por sus legislaturas, pero tienen pendiente la promulgación y publicación por parte de los Ejecutivos locales, razón por la cual no se suman a los estados en cumplimiento; sin embargo, están a unos cuantos pasos de lograrlo.

Si no contamos con leyes estatales armonizadas se entorpecen los trabajos que han venido desarrollando tanto el Sistema Nacional de Archivos como los Sistemas Institucionales de cada sujeto obligado. Del primero, porque las legislaciones locales son las que regulan la integración y funcionamiento de los sistemas locales de archivos; en consecuencia, al no integrarse por la omisión legislativa, no hay una representación real de los estados en el Consejo Nacional, ya que las personas que encabezan los consejos a nivel estatal ocupan un espacio con voto en la mesa nacional; de la misma forma, cuando el Consejo Nacional emita acuerdos, no habrá consejos locales que implementen todas esas políticas, programas, lineamientos y directrices para la organización y administración de los archivos en los estados.

Si no tenemos lo señalado, los sujetos obligados quedan a la deriva, porque sin los sistemas locales de archivos y los archivos generales, aquellos tendrán que buscar la manera de hacerse conocedores de todo lo que a nivel nacional se acuerde. Los Sistemas Institucionales de Archivos no tendrán con quién apoyarse y coordinarse para cumplir con la Ley General de Archivos.

De esta forma, si bien es cierto que nos queda muy claro que a partir de la entrada en vigor de la Ley General de Archivos (15 de junio de 2019) todos los sujetos obligados deben cumplir estrictamente con la misma, también lo es que resulta lógico que sin la armonización de las leyes los sistemas establecidos en aquella no van a caminar.