(Foto: Ilustrativa)

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Según el director de Marketing de Bitglass, Rich Campagna, la nube continuará expandiéndose aunque no siempre con el grado de protección correcto. “Los números no mienten: cada vez más compañías en todo el mundo están adoptando herramientas basadas en la nube como Office 365, G Suite, AWS, Salesforce y Slack”, apunta.

“En 2018, el porcentaje de organizaciones que utilizaron al menos una herramienta basada en la nube alcanzó el 81 % en todo el mundo. Si bien este número continuará aumentando en 2019, la mayoría de las empresas no van a implementar las medidas de seguridad adecuadas para proteger los datos en la nube, lo que provocará que la gran mayoría de fallos de seguridad relacionados sean culpa de las compañías”.

(Foto: Ilustrativa)
“Si la seguridad cibernética continúa quedando rezagada con respecto a la adopción de la nube, entonces 2019 seguramente será el año en el que tendremos noticia de una gran cantidad de brechas de datos, opina Campagna.

El directivo advierte, además, sobre la amenaza del criptojacking respecto a las plataformas de IaaS. “En 2018, el criptojacking en la nube asaltó a las organizaciones de todo el mundo, para consternación de empresas y expertos en seguridad. Esperamos ver muchos más ataques similares en 2019 y años posteriores”, adelanta, recordando que “esta técnica combina dos tipos de ataques de uso común: el criptojacking, cuando los atacantes se apropian del poder de cómputo de los dispositivos para minar criptomonedas, y el cloudjacking, cuando terceros ilegítimos secuestran los recursos empresariales en la nube.

El directivo explica que “las plataformas IaaS no seguras ofrecen una enorme cantidad de potencia de procesamiento y un entorno en el que los atacantes no pueden ser detectados. A medida que este mercado de infraestructura basada en la nube continúe creciendo, veremos más casos de criptojacking en la nube”, opina.

Por su parte, el responsable de Marketing de Producto de Biglass, Jacob Serpa, pone el énfasis en la privacidad de los datos y la llegada de regulaciones parecidas al RGPD a lo largo de este año que, para ser “efectivas deben incluir reglas para garantizar que solo las partes autorizadas puedan acceder a los datos, lo que pasa por “prevenir la visualización no autorizada y el intercambio de información confidencial”. Serpa también apunta a “medidas relacionadas con la protección de datos en los dispositivos personales de los empleados” y la necesidad de “exigir que las empresas mantengan una visibilidad clara sobre cómo y dónde se almacenan, visualizan, utilizan y comparten esos datos”.

Y puede que este año las redes sociales vivan un punto de inflexión. “Cuando en 2019 miremos hacia atrás, veremos que 2018 fue la cima del uso personal de las redes sociales”, según Nat Kausik, CEO de Bitglass.

El uso profesional de las redes sociales como Twitter y LinkedIn continuará creciendo, cree Kausik, “pero las personas recurrirán una vez más a canales privados para la comunicación interpersonal.

Con información de Silicon/ Mónica Tilves