Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Alrededor de 500 trabajadores del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo (STASPE) que laboran en la Fiscalía General de Michoacán (FGM) tendrán que convertirse a empleados de confianza o bien ser comisionados para que puedan permanecer en sus cargos, ya que la Ley Orgánica de la dependencia no permite personal de base.

Así lo reiteró el titular de la Fiscalía en el estado, Adrián López Solís al ser cuestionado sobre la situación que prevalece con los trabajadores sindicalizados, ya que en las últimas semanas el dirigente del STASPE, Víctor Ferreyra Piñón ha denunciado que este tema continúa paralizado sin que pueda tener en la brevedad visos de solución.

El ex secretario de Gobierno, detalló que debido al tránsito de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a Fiscalía, y que es un órgano descentralizado del gobierno estatal, no pueden existir trabajadores sindicalizados, únicamente de confianza, o en dado caso de que el gremio llegara un acuerdo con sus empleados, podría asignarles la denominación de comisionado, pero sería bajo lo que se estipula en las Condiciones Generales de Trabajo, dijo.

Explicó que debido a que la FGM se encuentra en un rediseño institucional, se tendrá un año para definir el destino de este personal, sin embargo, aseguró que hay un acercamiento con el secretario general del STASPE con quién se ha abordado la situación para que no se vulneren los derechos laborales de los trabajadores, asimismo, dijo que ha tenido pláticas con funcionarios de la Secretaría de Gobierno para destrabar este tema.

López Solís, agregó que con los trabajadores de confianza se pretenden privilegiar, los trabajos del Ministerios Públicos, el área de los Peritos y la Policía Ministerial, en las cuales, destacó que habrá personal especializado, y debidamente capacitado para realizar este tipo de actividades.

Cabe recordar que a finales del año pasado, fue aprobado el decreto que avala la Ley de la nueva Fiscalía General, donde se establece que absorberá todos los recursos humanos, materiales y económicos con que cuenta la PGJE para comenzar a funcionar, y que además está obligada a darle continuidad a todas las carpetas de investigación y averiguaciones previas pendientes.

Sobre el particular, Ferreyra Piñón insistió en que han solicitado a las autoridades resolver el problema que mantiene a los trabajadores en incertidumbre, ya que aún no se llegan a acuerdos sobre sí los 500 trabajadores serán reubicados a otras dependencias del Ejecutivo o bien, podrían permanecer en la Fiscalía como comisionados, pero dijo que ese tema debe ser atendido entre las dos partes, y hasta el momento no se han tenido avances.

El líder sindical, urgió al titular de la Fiscalía a sentarse en una mesa de trabajo para agilizar la situación de los cerca de 500 trabajadores a fin de que no se lleguen los tiempos que pudieran poner en riesgo el centro de trabajo.

“Aunque tenemos una buena relación con el gobierno estatal, todavía hay varios pendientes que deben ser resueltos de inmediato para generar estabilidad laboral a los compañeros que sólo exigen un espacio de trabajo digno”, manifestó el secretario general del STASPE.

CA