personas desaparecidas, Morelia
Guzmán Cruz dijo tener confianza en que el actual gobierno federal escuchará a los familiares de todas las personas que están desaparecidas (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Luego de exigir a las autoridades federales “memoria, verdad y justicia” por la desaparición de sus cuatro hermanos, su padre y un primo perpetrada hace 46 años supuestamente por el Ejército Mexicano, así como integrantes de la entonces Dirección Federal de Seguridad, Abdallán Guzmán Cruz lamentó que este fenómeno siga en la impunidad sin que miles de familias puedan volver a saber de sus seres queridos.

Acompañado por integrantes del Comité de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas en México (COFADDEM) “Alzando Voces” y del Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM), Guzmán Cruz recordó que desde 1974 y 1976 cuando sus familiares originarios de la comunidad indígena Tarejero, municipio de Zacapu, fueron detenidos, secuestrados, torturados y desaparecidos presuntamente por militares, judiciales federales y del estado, no han tenido ningún avance en la investigación ni tampoco se les ha permitido ver los expedientes clasificados del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) para dar con el paradero de sus hermanos Amafer, Armando, Solón Adenauer y Venustiano (entre 15 y 19 años de edad), así como de su padre Jesús Guzmán.

Pese a que han recurrido a todas las instancias tanto locales, nacionales como hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde el día de la detención y posterior desaparición a partir del 19 de julio de 1974, las autoridades correspondientes sólo hacen caso omiso y “oídos sordos” para dar con el paradero de sus familiares, quienes fueron acusados de formar parte del Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR).

Por lo anterior, exigió el apoyo de los funcionarios del actual gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador para que la familia Guzmán Cruz obtenga “memoria, verdad y justicia” con la detención de los responsables de las desapariciones, pues lo cometido hace 45 años es considerado como un crimen de lesa humanidad que debe ser castigado no solamente reparado por medio de la entrega de cantidades de dinero como sucedió hace algunos años. “No queremos el perdón ni el olvido”, dijo el único hermano sobreviviente.

Con fotografías de sus hermanos y de su padre, Guzmán Cruz narró a los medios de comunicación presentes durante la rueda de prensa que policías federales en conjunto con elementos del Ejército Mexicano llegaron a su domicilio en 1974 con miembros de la entonces Dirección Federal de Seguridad, quienes de manera violenta destruyeron la puerta para golpear a sus familiares, además de destruir prácticamente todo lo que estaba en su paso con la finalidad de obtener información o documentos.

“Desde el 19 hasta el 24 de julio, los policías se presentaron en el domicilio para golpear y torturar a mis hermanos que estaban muy pequeños. A mi papá también le hicieron lo mismo durante todos esos días, y a mi mamá la dejaron desmayada, no les importó”, recordó.

Abdallán Guzmán expuso que después de luchar en todas las instituciones para que se haga justicia, no ha podido saber en dónde se encuentra su hermano menor Venustiano, quien fue detenido, pero no dio su nombre verdadero, pues dijo llamarse Oscar González Juárez. “Ellos objetan que no me pueden dar ese expediente, porque no tiene mis apellidos, dicen que no es mi hermano. Así que no he visto la fotografía ni otros datos que me aseguren que es mi hermano. Sé dónde y cuándo lo detuvieron, pero sobre todo quiero saber quiénes se llevaron a mi hermano al Campo Militar 1”, remarcó.

En su intervención, el representante del Consejo Supremo Indígena, Pavel Guzmán Macario, mencionó que en una asamblea que se realizó en varias comunidades en Michoacán, se decidió apoyar a la familia Guzmán Macario para que pronto exista la “memoria, la verdad y la justicia” a través del tema jurídico o bien, con manifestaciones en la entidad.

Recordó que en Consejo se tiene el reporte de alrededor de 20 personas desaparecidas en comunidades indígenas por defender sus territorios, los recursos naturales y luchar en contra de la delincuencia organizada.

Guzmán Cruz dijo tener confianza en que el actual gobierno federal escuchará a los familiares de todas las personas que están desaparecidas en el país para que pronto se haga justicia, por ello, mencionó estar dispuesto para que pronto pueda ser convocado por el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez.

Por: Guadalupe Martínez/R