Por: Ibeth Cruz/@ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Aunque fue una decisión que tomé desde niña, aún siento el miedo a accidentarme y no volver a ver a mis hijos, reconoció Karina Sibaja Ramírez, elemento de la Policía Michoacán desde 2009.

Pese a que en su familia no había alguien en la fuerza policial, Karina Sibaja supo desde pequeña que su vocación estaba en esta labor.

“Había un policía en la escuela en la que estudiaba, desde niña lo supe, y siempre quise ser policía de tránsito, no lo he sido aún, pero bueno, ya soy policía, lo hice un poco tarde porque ingresé a los 33 años, pero aquí estoy”, refirió.

En todo momento sonriente, y que por momentos dejaba notar su naturaleza femenina, aunque sin perder la disciplina que como policía se ha formado, Sibaja Ramírez recuerda cuando su hijo menor, de ahora 14 años, le reclamó por no estar todo el tiempo casa y acompañar los momentos de su infancia.

“Recuerdo que uno de mis hijos me dijo ‘estoy traumado desde que entraste a la Policía’, porque él tenía 5 años y no tenía tiempo para él, y ahora ya no lo asimila, han sido días difíciles, a veces eran cuatro días sin verlos (a sus hijos), pero ahora ya lo entienden”.

El ser elemento de la Policía Michoacán no es sencillo, relata Karina, pues a sus más de 40 años, ha estado expuesta a no volver al hogar, como cuando en 2010 la entonces secretaria de Seguridad Pública (SSP), Minerva Bautista, fue blanco de ataque por criminales al salir de la inauguración de la Expoferia Michoacán; o cuando se desató un enfrentamiento con elementos de la Policía Federal, Estatal y delincuentes en Apatzingán el siguiente año.

“Son distintos los miedos, a veces es la impotencia de ver la situación y no poder hacer nada, o como cuando estuve en Equinoterapia y se me cayó una persona que no camina, que no se vale por sí misma y me dio mucho miedo de que le hubiera pasado algo”.

Karina supo desde un inicio que el ser policía es una labor que, por los estereotipos de género, se considera sea desempeñada sólo por hombres, pues cuando fue nombrada jefa de 200 elementos, éstos no respetaban sus órdenes.

“(A los hombres) No les gusta que los manden o el compartimiento que tenemos. Estuve comisionada a Radio Base Morelia, que antes eran los Centros de Protección Ciudadana, de todo el estado, las órdenes muy difícilmente las acataban”.

Ahora, Karina Sibaja tiene una hermana comandante en Querétaro, la primera en ese estado, así como dos hermanos militares, de quienes siempre atiende sus consejos: “Cuidarme y no confiarme de nadie”.

Flv Nz