“Todo necio confunde valor y precio”

Antonio Machado (1875-1939) poeta y prosista español

De cara al proceso electoral del 2021, los reacomodos internos, acuerdos y desacuerdos se están dejando ver en todos los partidos políticos, este fin de semana le correspondió al Partido de la Revolución Democrática (PRD) la renovación interna del comité estatal, que dejó entrever la primera sacudida entre los liderazgos y sus intereses genuinos por permanecer en las filas del sol azteca, ante el escenario adverso que enfrenta a nivel nacional.

El resultado de ese largo consejo político estatal derivó en la renuncia del ahora ya exsecretario de Desarrollo Social y Humano, Juan Carlos Barragán, que al viejo estilo de muchos experredistas ahora morenistas, exigían en las negociaciones internas, el todo o nada, más allá de la negociación o el acuerdo.

Así ocurrió con el exlíder juvenil nicolaita, quien al no tener los cargos que exigía dentro del comité estatal perredista y en el gabinete gubernamental, renunció a 20 años de militancia perredista, lo cierto es que desde hace poco más de un año en varias ocasiones coqueteaba y se dejaba ver en reuniones internas con otros partidos políticos, con miras a ocupar una candidatura a la presidencia municipal de Morelia; aspiración que aún está en pie y podría ser arropada por otro instituto político, es claro que el berrinche de Barragán más allá de afectar al PRD podría fortalecerlo, dado que a diferencia de otros momentos, el gobernador, Silvano Aureoles Conejo, no cedió a los caprichos y amenazas de los liderazgos, buscó equilibrar la representatividad de los grupos internos.

Sin duda el reto para el PRD será aún mayor para fortalecerse internamente y también dependerá de los perfiles jóvenes de dicho partido, así como de la oportunidad que les den para mantenerlo vivo, por lo menos en la entidad.

Hablando de necedad, pareciera que ha sido una constante en el presidente municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco, quien a pesar de conocer de la situación que sigue enfrentado el municipio por el alto número de contagios y muertes por coronavirus, el alcalde le importa poco y continúa con sus informes públicos en las distintas regiones de Morelia.

Eventos que por cierto ya se le empezaron a salir de control, como el pasado fin de semana en el que un grupo de ciudadanos se presentaron al informe público para exigirle justicia por el asesinato del joven Julio C., mejor conocido como “Julín”,  en cuyo hecho se encuentra involucrado personal de la Policía de Morelia y ante la presión que recibió determinó separar del cargo a la comisionada de Seguridad de Morelia, Julissa Suárez Bucio, mientras se deslindan responsabilidades.

Este hecho se suma a los compromisos incumplidos del gobierno municipal, como es la atención a la infraestructura vial, luego de que la promesa de acabar con los baches de la ciudad de Morelia en tres meses aún se encuentra en espera y para lo cual incluso comprometió el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, destinar recursos en una de sus visitas a la capital del estado.

Esperemos que la necedad de los políticos y gobernantes no resulte cara para los ciudadanos de pie y quienes ajenos a los interés políticos sólo esperan resultados a sus necesidades básicas como ciudadanos y quienes al emitir un voto siempre tienen la esperanza de un mejor gobernante.

R