Jesús Melgoza

Lograr un ahorro, aunque sean sumas pequeñas de dinero, se convierte en uno de los mejores aliados para enfrentar momentos complicados, como los que hemos vivido durante esta etapa de constante incertidumbre económica derivada de la pandemia del Covid-19.

El esfuerzo que hagamos en ahorrar o invertir será de gran utilidad para sobrellevar los momentos críticos que puedan presentarse; los ahorros para emergencias, nos darán una mayor confianza a la hora de afrontar algunos imprevistos financieros y para ello requerimos ajustar nuestros hábitos de consumo y de ahorro.

Un consejo reiterado de diversos asesores financieros es que son momentos para mantenernos cautos con las compras y más bien pensar en apartar dinero para los gastos o compromisos futuros, es tiempo de reflexionar sobre el manejo de nuestras finanzas personales para plantear mejoras que nos ayuden a enfrentar alguna eventualidad.

El Covid-19 ha venido a cambiar no solo las relaciones sociales sino nuestras prioridades financieras y actividades de consumo, por lo que se ha hecho evidente la necesidad de mantener siempre un respaldo económico, un fondo para cubrir emergencias e invertir en salud.

Sin embargo, es un hecho que la mayoría de las personas no sabemos cómo empezar a guardar dinero o hacerlo de la manera correcta. Existen diversas razones por las que a muchas personas se les dificulta este tema y la primera de ellas es que no sabemos a dónde se va nuestro dinero, ese desconocimiento es el principal obstáculo para el ahorro y es el primer paso que se tiene que cambiar, por lo que debemos visualizar en qué gastamos el dinero; esta tarea ahora es mucho más sencilla si nos ayudamos con apps o programas de ayuda para llevar control de gastos, de ingresos y egresos.

Otro error común que impide llevar un ahorro constante es la falta de límites en los gastos; a fin de controlar esta situación lo mejor es establecer un presupuesto semanal o mensual y respetarlo.

Una manera de convertir el ahorro es hábito es establecer metas u objetivos específicos, que se convertirán en tu motivación para ahorrar. De acuerdo, ahorrar suena aburrido, pero si tienes metas atractivas, te emocionará ver crecer el monto de tu ahorro. Dale importancia, separa el dinero apenas te depositen y trabaja el resto de la quincena con lo que sobre.

Una queja común es que no percibimos los suficientes ingresos para ahorrar, lo cual es una apreciación equivocada, ya que ahorrar es una práctica que no depende de tu ingreso, sino principalmente de tus egresos. Así que no más excusas, reacomoda tus gastos y comienza a ahorrar.

R