Román González (Foto: Sayra Casillas)

Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En el marco del XXII Congreso Bianual que celebra en esta ciudad capital, la Federación de Pediatría del Centro Occidente de México (Fepecome) alertó sobre los altos riesgos de la obesidad y el sedentarismo infantil.

También, sobre la importancia de fomentar la lactancia materna, el contacto precoz piel con piel, y los vínculos afectivos entre el recién nacido y sus padres, como fortalecimiento del núcleo familiar.

Así lo planteó Román González Rubio, presidente de la Fepecome a unas horas de entregar el cargo a Sergio Almonte Ayala, por los próximos dos años.

En entrevista exclusiva, González Rubio abordó la necesidad de que los pediatras orienten a los padres de familia desde la génesis del ser humano, es decir el embarazo, y coadyuven en el fomento de la lactancia materna, por toda la importancia nutricional e inmunológica que le aporta al bebé.

«Estamos insistiendo a los pediatras y profesionales de la salud en que practiquemos el contacto precoz piel con piel, que hagamos un pinchamiento tardío del cordón umbilical, y, sobre todo, que no separemos a la pareja (papá-mamá) y al bebé una vez que nació; son momentos únicos, sublimes en la vida, fundamentales para un desarrollo posterior, ahí nace precisamente el vínculo afectivo que fortalece a nuestras familias mexicanas», indicó.

De izquierda a derecha Sergio Almonte Ayala, Román González Rubio y Esteban López Gaitán (Foto: Sayra Casillas)

Alerta por sobrepeso y sedentarismo infantil

Desde el Centro de Convenciones y Exposiones de Morelia (Cenonexpo) donde se lleva a cabo el Congreso, Román González destacó también la relevancia de prevenir el sobrepeso y la obesidad tanto en los niños como en los adolescentes: «estoy insistiendo mucho a los profesionales de la salud que le demos importancia a aquellos niños que veamos con riesgo de padecer esta incurable enfermedad».

En ese contexto, apuntó que la federación promueve el programa denominado «Gente Pequeña en Gran Movimiento», mismo que consiste en exhortar a los profesionales de la salud para que se preparen con las herramientas necesarias para orientar a los padres sobre la alimentación saludable y la activación física.

«Hoy nuestros niños tienen 70 por ciento menos de actividad física que hace 30 años, es por eso que estamos recomendandola a diario para combatir el temible enemigo del sedentarismo de alto rendimiento», expresó.

Durante la charla, fue enfático respecto a que la obesidad es un problema de salud multifactorial, por situaciones que van desde los malos hábitos, la falta de información y la cultura, «de ahí, la preocupación de que los profesionales de la salud unidos con todas las asociaciones civiles, fundaciones y el gobierno, actuemos con un compromiso compartido».

Y es que, subrayó, actualmente los sistemas de salud están colapsados por todo lo que implica un paciente con obesidad y las complicaciones que de ésta se derivan.

«Es costosísimo un paciente con este tipo de problemas y tienen colapsado el sistema de salud. Antes era de ley que los hijos enterraran a los padres, ahora los padres están enterando a los hijos por problemas de obesidad, por problemas de alcoholismo, por problemas de drogadicción», dijo, para luego apuntar que un problema que se desprende de la presencia de los niños frente al televisor, las computadoras y los equipos celulares son las imágenes violentas que posteriormente imita.

«Estamos viviendo una transición muy importante de la influencia que tienen las redes sociales, los medios de comunicación, hoy a nuestros niños en edades muy tempranas los tenemos sentados con un montón de artilugios… les estamos depositando en su cerebro basura mental, cuando lo que necesitan es alimentarse del contacto con sus padres, de la mirada, de los juegos con él».

ZM