Algunas consideraciones de cara a la recuperación de las pymes mexicanas

Ante el panorama económico adverso, peligran las pequeñas y medianas empresas del país

México (MiMorelia.com).- La pandemia del coronavirus está generando trastornos importantes no solo a nivel sanitario, sino también a nivel financiero. Se han registrado parones en la producción de numerosos países, así como un importante descenso en la confianza y en el consumo. Y las previsiones económicas actuales auguran todavía tiempos de dificultades para los negocios. En este escenario tan complejo, ¿cómo pueden reaccionar las pymes mexicanas para adaptarse a la nueva normalidad de la mejor manera posible? A esta pregunta vamos a tratar de dar respuesta a continuación.

Mantenerse al corriente de los mercados financieros y utilizarlos como palanca de crecimiento

Los propietarios de pequeñas y medianas empresas deben estar al corriente de todo lo que pasa en el mundo de las finanzas. Y deberían estarlo más todavía que las grandes compañías si cabe. Una buena práctica en estos tiempos que corren podría ser vigilar de cerca tanto las tendencias como los movimientos de los mercados financieros, ya que podrían facilitar información clave para reconducir el propio negocio. Incluso podría ser buena idea decantarse por comprar acciones aprovechando las nuevas facilidades de internet, que permiten que incluso los más novatos puedan diversificar riesgos derivados de la propia actividad económica y apostar por la fortaleza de los caballos ganadores bursátiles.

Capitalizar la capacidad de reacción inherente al propio modelo de pequeña empresa

Las pymes ofrecen una ventaja, en ocasiones demasiado ignorada, frente a las grandes empresas: tienen una capacidad de reacción mucho mayor que una empresa de gran tamaño. Esto les confiere a las pequeñas y medianas empresas una gran capacidad de resiliencia financiera, es decir, un aguante sólido en escenarios adversos como el que estamos viviendo. En estos tiempos puede ser buena idea reunir al equipo directivo de la pyme y trazar una estrategia logística y operativa articulada en torno a capitalizar al máximo la capacidad de reacción de este modelo de empresa. En ese sentido, con poco esfuerzo podrían verse grandes resultados. Y en tiempos en los que peligra la supervivencia de 8 de cada 10 pymes mexicanas, algo tan sencillo como aprovechar al máximo esta fortaleza de las pymes podría revertir esta tendencia.

Diversificar la oferta y explorar nuevas propuestas de venta únicas

Ahora que ya hemos hablado de capitalizar la capacidad de reacción, toca resaltar la gran importancia que tiene hoy diversificar la oferta comercial e incluso abordar propuestas de venta únicas novedosas. Por ejemplo, para evitar la quiebra, muchos pequeños y medianos emprendedores han transformado sus pymes para ofertar productos que nada tienen que ver con su oferta original. Empresas que, por ejemplo, han cambiado la venta de zapatos por la de mascarillas o geles hidroalcohólicos.

Crear sinergias con empresas de renombre que hayan demostrado resiliencia en esta crisis

Mirar hacia quien ha conseguido capear el temporal este año puede ser una excelente idea para cualquier pyme mexicana que se encuentre en apuros. Y, llegado el caso, aliarse con estos casos de éxito. Destaca así el caso de la empresa Konfío, que está impulsando el crecimiento de las pymes mediante los créditos fintech. O el caso de Mercado Libre en México, que logró que 1 de cada 5 compras realizadas a través de su plataforma comercial fuera de reciente incorporación. Y esto nos apunta al siguiente apartado: la importancia de la digitalización para la supervivencia comercial en estos tiempos.

Renovar los esfuerzos por la digitalización y los nuevos canales de venta online

En estos tiempos, apostar por el canal online puede ser un verdadero salvavidas para las pymes mexicanas. A día de hoy, 3 de cada 10 pymes mexicanas ya ofrecen venta en este canal digital. Es innegable que las pequeñas y medianas empresas que apostaron en su día por la digitalización han recogido los frutos de sus esfuerzos en estos tiempos de confinamientos y restricciones en los comercios físicos. Lo contrario también es cierto. Por eso, para las pymes que se hayan quedado rezagadas en este cambio de paradigma, ahora es el momento perfecto para dar el salto a la venta por internet, tanto de productos como de servicios. Y ojo al dato: un 88 % de las pymes previsoras que se digitalizaron en su día afirman hoy que su porcentaje de facturación online es muy importante.

En conclusión, es cierto que la pandemia está afectando negativamente a las pymes mexicanas. Pero también es verdad que hay motivos para la esperanza. Por una parte, pueden optar por diversificar sus inversiones o sus canales de venta. Por otra parte, pueden apostar por la digitalización y ver esta coyuntura como una oportunidad. O pueden incluso aliarse con empresas consolidadas que han demostrado su músculo en esta crisis.

Por: Redacción/fgmm