Las científicas se preocupan por el impacto ambiental del plástico (Foto: https://tec.mx/es)

Por: Salvador Gaytán

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Aurora Chaidez, Fernanada Quiñórez y Elizabeth Rivera estudiantes del Tecnológico de Monterrey, campus Sinaloa, desarrollaron un plástico biodegradable hecho a base de cáscara de mango, como una opción alternativa sustentable.

Las científicas declararon sentirse muy preocupadas por el impacto ambiental del plástico, pues sus consecuencias no son muy visibles durante el día a día.

“Realizar un bioplástico nos pareció una forma de hacer un cambio en aquellos que nos se encuentran motivados a hacerlo por sí mismos, y ahora buscaremos tener este producto por el simple hecho de ser más barato”, comentó Quiñórez.

Explicó que eligieron el mango, ya que Sinaloa es uno de los principales exportadores de esta fruta en México.

La joven alumna agregó que se dieron cuenta de las propiedades de la cáscara del mango, mezcladas con los principales componentes del almidón, crean un bioplástico resistente y flexible, que asemeja la consistencia del plástico convencional.

Detalló que descubrieron que este nuevo material tarda sólo seis meses en biodegradarse, a diferencia de los plásticos comerciales, que pueden tardar hasta 100 años.

Las científicas sinaloenses dijeron que su próxima creación será platos hechos con este biomaterial.

Por su parte, Rivera dijo que, además de su viabilidad técnica, han comprobado también que la producción de su producto podría ser 80 por ciento menor respecto a los platos de plástico y 50 por ciento menor a los de unicel.

Mencionó que su proyecto fue acreedor de una beca del Parque de Emprendimiento e Innovación Sinaloa (PEIS) y actualmente trabajan en su desarrollo.

Ahora, dijo, buscan el apoyo de una empresa para que sirva de proveedor de cáscaras para poder formalizar más su emprendimiento.

ZM