Autorizó al Ejecutivo federal un monto de endeudamiento neto interno hasta por 495 mil millones de pesos

Por: Miriam Arvizu

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Con 79 votos a favor y 10 en contra, en lo general, la minuta que expide la Ley de Ingresos de la Federación 2017, que prevé obtener recursos por cuatro billones 888 mil 892.5 millones de pesos; 51 mil 380.2 millones más que lo propuesto por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, fue aprobada el jueves por el Senado de la República.

Del total de ingresos a obtener, tres billones 263 mil 756.2 millones de pesos corresponden a ingresos del gobierno federal; un billón 97 mil 157.6 millones de pesos a los de organismos y empresas, y 527 mil 978.7 millones de pesos a los que se derivan de financiamientos.

Pablo Escudero Morales, presidente de la mesa directiva, remitió la Ley de Ingresos 2017 al mandatario nacional para sus efectos constitucionales, el proyecto aprobado estima para el próximo año, el precio del barril de petróleo de exportación en 42 dólares, un tipo de cambio de 18.62 pesos por dólar, y prevé que la inflación se mantenga dentro del rango objetivo del Banco de México de tres por ciento.

“Los senadores respaldaron la decisión de la cámara de diputados de incrementar en 17 mil 369.9 millones de pesos los ingresos provenientes del petróleo, por el aumento de 42 centavos en el tipo de cambio y en la producción de petróleo de 19 mil barriles diarios.

Estuvieron de acuerdo en no establecer para el ejercicio fiscal de 2017 un dividendo estatal a las empresas productivas y subsidiarias del Estado, y en conservar el ajuste a la regla fiscal para excluir de la meta de balance presupuestario un monto de inversión hasta por 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”, destaca la misiva del Senado.

El monto se integrará con la inversión de Petróleos Mexicanos (Pemex), de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de grandes proyectos en infraestructura que se pueden financiar con deuda pública, “ya que se trata de erogaciones de carácter no permanente, con un amplio beneficio social y para el desarrollo del país”, se explicó.

Además se autorizó al Ejecutivo federal un monto de endeudamiento neto interno hasta por 495 mil millones de pesos, y la adquisición de deuda externa hasta por 5.8 mil millones de dólares.

“También, se avaló que Pemex y sus empresas subsidiarias puedan adquirir un monto de endeudamiento neto interno de hasta 28 mil millones de pesos y uno externo de hasta 7.1 mil millones de dólares, así como la posibilidad de contratar obligaciones constitutivas de deuda pública interna o externa adicionales a lo autorizado, siempre que el endeudamiento neto interno o externo, respectivamente, sea menor al antes señalado”, se puntualizó.

Se consideró conveniente autorizar un endeudamiento neto interno de hasta 10 mil millones de pesos a la CFE y sus empresas productivas subsidiarias, así como la posibilidad de contratar obligaciones constitutivas de deuda pública interna adicionales a lo autorizado, siempre y cuando sea menor a la cantidad autorizada.

Estimular la actividad económica a través del uso responsable del déficit, a efecto de que el balance fiscal para 2017 registre un superávit de 0.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), sin considerar la inversión en proyectos de alto impacto económico y social, es otro de los puntos que concertó el Senado con los diputados.

Para la Ciudad de México se mantiene la disposición que le autoriza la contratación de deuda pública hasta por 4 mil 500 millones de pesos, para el financiamiento de obras contempladas en el Presupuesto de Egresos de la capital en 2017.

“El Pleno también aprobó, en votaciones por separado, los dictámenes a las minutas que contienen cambios a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, con 82 votos a favor, nueve en contra y dos abstenciones; la Federal de Derechos, 85 votos en pro, siete en contra; y la llamada miscelánea fiscal que incluye las leyes del Impuesto Sobre la Renta, del Impuesto al Valor Agregado, Federal del Impuesto sobre Automóviles Nuevos y el Código Fiscal de la Federación, con 85 votos a favor y nueve en contra.

Dichos cambios buscan otorgar certidumbre financiera a las empresas productivas del Estado, así como una operación más eficiente y segura en las áreas de asignación bajo las nuevas condiciones de volatilidad en el mercado internacional de hidrocarburos.

Asimismo, para realizar diversas adecuaciones a los cobros por la prestación de los servicios que proporcionan las distintas dependencias de la Administración Pública Federal en materia migratoria; de radio, televisión y cinematografía; consular; financiera; sanidad agropecuaria y acuícola; telecomunicaciones; de educación pública; y salud, entre otras. ,

Del mismo modo, para otorgar un estímulo fiscal para vehículos eléctricos; reformas para que las micro empresas puedan optar por acumular sus ingresos y determinar la base gravable del Impuesto Sobre la Renta (ISR) mediante el sistema de base de efectivo, y no mediante el sistema de base en devengado, entre otros puntos”, comunica la misiva.

Es de destacar que las reservas presentadas por senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Partido del Trabajo (PT) a los dictámenes fueron rechazadas por mayoría del Pleno del Senado.