Senado, Ley Olimpia, senadora
La Ley Olimpia tendrá vigencia en todo el país (Foto: @XochitlGalvez)

Ciudad de México (Rasainforma.com).- La Ley Olimpia, que tipifica y sanciona el acoso en plataformas de internet o redes sociales, fue aprobada este jueves por el Senado.

El dictamen, aprobado por el pleno de la Cámara Alta, modifica la Ley Olimpia para incluir la violencia digital como una modalidad que abarca todas las agresiones en contra de las mujeres, niñas y adolescentes que se producen en dicho ámbito.

Asimismo, se agregó la violencia que se desarrolla en medios de comunicación y que no contemplaba la propuesta y la tipificación de estos delitos en el Código Penal Federal.

En la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se precisó que la violencia digital es toda acción dolosa realizada mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación, por la que se exponga, distribuya, difunda, exhiba, transmite, comercialice, oferte, intercambie o comparta imágenes, audios o videos reales o simulados de contenido íntimo sexual de una persona sin su consentimiento, aprobación o autorización.

Hechos que le causen a dicha persona daño psicológico, emocional, en cualquier ámbito de su vida privada o en su imagen propia. Así como aquellos actos dolosos que causen daño a la intimidad, privacidad y/o dignidad de las mujeres, que se cometen por medio de las tecnologías de la información y la comunicación.

Mientras que la violencia mediática se define como todo acto que a través de cualquier medio de comunicación, que de manera directa o indirecta, promueva estereotipos sexistas, haga apología de la violencia contras las mujeres y niñas, produzca o permita la producción y difusión de discurso de odio sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres, que cause daño a las mujeres y niñas de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonial o feminicida.

Este tipo de agresión se ejercerá por cualquier persona física o moral que use un medio de comunicación para producir y difundir contenidos que atentan contra la autoestima, salud, integridad, libertad y seguridad de las mujeres y niñas, que impide su desarrollo y que atenta contra la igualdad.

Por: Salvador Gaytán