Hasta la fecha sacerdotes de la Arquidiócesis no han sido requeridos para ofrecer servicios a fallecidos por Covid-19 (Foto: pixabay)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La Arquidiócesis de Morelia no ha definido aún el protocolo que seguirán los sacerdotes al brindar servicios ante fallecidos por Covid-19 en el estado, cifra que según los últimos reportes oficiales ascendió a 13 casos.

Así lo informó a MiMorelia.com el presbítero Raúl Sánchez Rodríguez, quien a pregunta expresa señaló que, en próximos días, el arzobispo, Carlos Garfías Merlos, habrá de tomar cartas en el asunto para definir un protocolo que, tentativamente, se podría implementar a través de la Pastoral de la Salud, que encabeza Julio César Guajardo Aguilar.

Indicó que a la fecha, sacerdotes de la Arquidiócesis no han sido requeridos para ofrecer servicios a fallecidos por Covid-19, pero sí han asistido (no especificó a través de cuál vía) a algunos de sus familiares.

Es preciso señalar que la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), órgano en el que Carlos Garfias tiene el cargo de vicepresidente, emitió una serie de recomendaciones en caso de muerte durante la emergencia sanitaria.

Entre ellas, destacan las siguientes:

-En el contexto del conjunto de medidas de distanciamiento social, tomadas a nivel nacional, para evitar la expansión del virus, no se recomiendan los velorios, ni el embalsamamiento, pero sí se prescribe la cremación.

-Evítese el acercamiento al cuerpo sin vida, pero si la familia desea ver el cuerpo, permítase el acceso sólo a los familiares más cercanos, observando todas las precauciones indicadas: (cubrebocas, gel, guantes, lentes …). Se prohíbe tocar el cuerpo.

-Acompañar a los familiares de los fallecidos con nuestras oraciones y con nuestra cercanía, usando los medios de comunicación posibles.

-Vivir la caridad para con quienes prestan el servicio sanitario; exhorten a los fieles a evitar agredirlos o insultarlos; ellos arriesgan su vida y la de su familia por atender a los infectados por este virus. Lo mismo para los familiares de los infectados declarados sanos, pidan se eviten acciones discriminatorias contra ellos.

-La labor del sacerdote es una actividad esencial para la atención de los fallecidos y sus familiares, en este tiempo de pandemia, es necesario celebrar la eucaristía por los difuntos y pidiendo también por los deudos, pero a distancia, virtualmente, sin presencia física de fieles, de manera que los familiares encuentren en ello consuelo y fortaleza.

-Si se realizaran las exequias, de manera excepcional, háganlo siguiendo las normas estrictas de precaución, y utilizando el equipo de protección personal: higiene de manos, guantes, mascarilla quirúrgica, respirador n-95, delantal impermeable de manga larga y protección facial.

Esto no solo para no infectarse, sino para no convertirse en portadores y transmisores del virus. Además, de regreso a casa, dejar sus zapatos afuera y posteriormente desinfectarlos, depositar su ropa en una bolsa de plástico y lavar inmediatamente, darse un baño con agua caliente y sanitizarse por su salud y la de sus hermanos de casa. Los mayores de 60 años, están exentos de realizar este tipo de servicios.

-Procúrese en las diócesis, solicitar a los hospitales aptos y de confianza, capacitación profesional para los sacerdotes, voluntarios o designados especialmente por su obispo, para atender los casos de contagio positivo durante esta contingencia, o para dar la bendición a los cuerpos de las personas fallecidas a causa de este mal.

Por: Sayra Casillas/SJS