Estas víctimas corresponden a municipios de Zamora, Uruapan, Lázaro Cárdenas y Apatzingán (Foto ilustrativa Facebook: Arantepacua, Michoacán)

Por: Ibeth Cruz/@ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En rueda de prensa, Selene Vázquez Alatorre, titular de la Comisión Ejecutiva detalló que en su mayoría estas víctimas corresponden a
municipios de Zamora, Uruapan, Lázaro Cárdenas y Apatzingán, entre los que destacan casos de tortura y violaciones a garantías individuales.

La mayor cantidad de indígenas que han sido víctimas y cuentan con un registro como tales dentro de la CEEAV se concentran en el municipio de Apatzingán, siendo 13 los atendidos en este lugar y proceden de comunidades pertenecientes a otros estados donde hablan el mixteco, pero que han residido en Michoacán por su labor de jornaleros.

En tanto, 22 son las víctimas que hablan purépecha y corresponden a comunidades Uruapan, y Zamora, mientras que de Lázaro Cárdenas sólo se atiende a cuatro personas de Ostula.

A estos se suma el seguimiento que ha dado la CEEAV tras la recomendación girada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en el asesinato de nueve jornaleros indígenas originarios de la Región de la Montaña perteneciente al estado de Guerrero.

Ante la vulnerabilidad en la que se encuentra este sector, la CEEAV presentó los Formatos Únicos de Registro (FUD) en las lenguas náhuatl, otomí, mazahua y purhépecha con lo cual se facilita la inscripción como víctimas de la población indígena.

Aunque no se cuenta actualmente con traductores-intérpretes certificados dentro de la estructura de la CEEAV, los formatos estarán disponibles en las instancias regionales de la Comisión Ejecutiva.

“Las mujeres son las que requieren más la traducción… hay mucha violencia en las comunidades, pero está muy acotada la posibilidad de una mujer de presentar una denuncia y de liberarse de eso, alguna vez una mujer purépecha golpeada me dijo: “si yo me divorcio me expulsan de la comunidad” y para uno que vive acá en la ciudad eso es un poco complejo entenderlo”, relató.

La traducción de estos formatos estuvo a cargo de los traductores-intérpretes certificados por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

CA