Parece ser que los mexicanos estamos ya acostumbrados a que los gobernantes nos llenen de promesas que nunca van a cumplir. Ya hemos pasado por todos los colores en la silla grande y todos han tenido la misma actitud. Lo que no recuerdo es que un gobernante nos prometiera atole y sólo nos diera dedo, en una transmisión en vivo, en cadena nacional y con una actitud de “y me vale dos kilómetros de chorizo”. Me refiero al plan federal (si a eso se le puede llamar plan) para la reactivación de la economía Covid-19. Ahora sí el gobierno se voló la barda y puso un nuevo nivel de incompetencia e insensibilidad sin precedentes.

Dicen que todo lo malo siempre trae algo bueno y creo que algo de lo positivo de todo esto es que la sociedad mexicana tiene ya muy claro que, para salir de esta emergencia económica que acaba de iniciar, solamente podremos contar con la propia sociedad y que entre nosotros mismos tendremos que encontrar maneras para reactivar nuestra economía y salir adelante.

No voy a entrar en la incongruencia de que el gobierno exige a los empresarios no despedir personal y pagarles el sueldo íntegro aún sin tener ventas y que el primer anuncio de ese mismo gobierno sea que reducirá las prestaciones a sus propios empleados al 50% y les quitará el aguinaldo a algunos de ellos (ya si eso es legal o no es otro boleto).

Lo importante es empezar a idear algún tipo de estrategia para que, entre nosotros mismos, podamos retomar las actividades una vez que la contingencia sanitaria concluya ya que, de parte de nuestros empleados del gobierno, no recibiremos nada más que exigencias sin sentido.

Mi opinión personal es que dicha estrategia deberá venir desde las micro hacia arriba hasta llegar a las grandes empresas pero la base de la actividad y apoyo deberá ser desde abajo. Algunas ideas como “Consume Local” serán fundamentales y deberá comenzar un networking organizado, y no hablo de esas redes en las que debes comprar una membresía para poder asistir a desayunos y llevar algún referido a fuerzas. Me refiero a un networking orgánico mediante el cual los proveedores de un pequeño negocio puedan convertirse en clientes de otro pequeño negocio y viceversa. Ojalá a alguien se le ocurriera algún tipo de app mediante la cual puedas dar recomendaciones tanto positivas como negativas (reales, no pagadas) de esos pequeños negocios; un tipo de craiglist a la mexicana.

Iniciativas como Bussines Woman en Fecebook son ejemplos de cómo un networking orgánico funciona para las micro y pequeñas empresas.

Una cosa es segura, la manera en que se hacen las ventas cambió y la tecnología está tomando cada vez una mayor importancia en el proceso así que si deseas sobrevivir a esta realidad adáptate.

Estoy seguro que México sobrevivirá y la sociedad encontraremos la forma de, entre todos superar el reto. También estoy seguro de que cada vez son más las personas que se están dando cuenta de los efectos de sus decisiones en las urnas que tanto en el 2021 como en el 2024 nos tomaremos las cosas mucho más en serio porque cuando eliges payasos, lo único que recibirás son chistes.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/ Encuéntrame los miércoles en Publimetro impreso.