detenido
El ladrón comenzó a pedir clemencia ante el inminente linchamiento y cuando la policía arribó y lo encaró con su víctima (Foto: archivo)

Perú (MiMorelia.com).- Un robo con un final insólito ocurrió cuando un joven de 19 años robó un teléfono celular en un transporte público y tras detenerlo comenzó a llorar pidiendo a su mamá.

El joven, identificado como Alan Steve Rojas Depaz, se subió a un autobús de transporte público en la calle y minutos después golpeó a una pasajera y le quitó su teléfono, sin embargo, en el momento en que era agredida la víctima gritó por ayuda y un grupo de pasajeros intervino.

Rojas Depaz se escondió en un pasaje. Llevaba una mochila con ropa y tuvo tiempo de cambiarse para pasar inadvertido. Sin embargo, un grupo de personas lo encontró y evitó que se fugara.

Al verse rodeado, el ladrón comenzó a pedir clemencia ante el inminente linchamiento y cuando la policía arribó y lo encaró con su víctima, rompió en llanto y comenzó a suplicarle a la mujer que no lo denunciara.

Por: Redacción/SJS