En 2010 se registraron 28 mil 745 casamientos en la entidad, cifra que para 2018 cayó a 20 mil 637 casos (Foto: shutterstock.com)

Por: Andrea Bocanegra/@AndreaB09595812

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En los últimos ocho años la cifra de divorcios aumentó 56.5 por ciento en Michoacán, mientras que los matrimonios disminuyeron en un 28.20 %. El miedo a las responsabilidades y la incertidumbre económica, son algunas de las razones por las cuales las nuevas generaciones le rehuyen al casamiento.

De acuerdo con datos del Registro Civil del Estado en 2010 se registraron 28 mil 745 casamientos en la entidad, cifra que para 2018 cayó a 20 mil 637 casos. En tendencia contraria, los divorcios aumentaron de mil 170 a mil 832 en ese mismo lapso.

Tan solo en lo que va de este año los juzgados de primera instancia en materia civil y familiar del estado han registrado 563 solicitudes de divorcio, de los cuales 472 fueron «divorcios sin expresión de causa», 79 «divorcios mutuo por consentimiento» y 12 «divorcios necesarios».

Diciembre, mes favorito para casarse en Michoacán

Diciembre fue el mes donde más michoacanos se comprometieron en matrimonio en los últimos cuatro año, con un total de 12 mil 112 uniones.

En el último mes del 2018 se contabilizaron 2 mil 708 compromisos, de un global de 20 mil 637 en todo el año.

En esa mensualidad pero de 2017, hubo 3 mil 098 matrimonios, de 22 mil 561 casos registrados en todo el año.

(Foto: FB/Daicar Estudio)

En diciembre del 2016 la cifra disminuyó a 2 mil 999 uniones, de un global anual de 22 mil 599 casos.

En último mes del 2015 se contabilizaron 3 mil 307 matrimonios, de un global de 23 mil 287 en el año.

Respecto a los divorcios, según los datos, no hay un mes en especial donde se registren más casos.

En 2015 fue julio la mensualidad con más separaciones, con 165 de mil 644 en todo el año; diciembre en 2016, con 177 de mil 836; marzo en 2017, con 185 de mil 827 separaciones; y mayo el año pasado, con 184 de un total de mil 832 divorcios.

En México, hasta 20 mil casamientos menos por año

A nivel nacional, se presenta la misma tendencia en la disminución de los matrimonios, ya que de 2016 a 2017 el indicador descendió 2.8%.

De acuerdo con datos del INEGI, a partir del 2012 comenzó a disminuir la cifra de matrimonios en México de forma moderada, pero de 2014 a 2017 el decremento fue 15 mil a 20 mil anualmente.

En contraste, el número de casamientos entre personas del mismo sexo incrementó de 689 en 2010 a 2 mil 670 en 2017, en su mayoría uniones entre mujeres en Ciudad de México, Jalisco, Coahuila y Chihuahua.

Por su parte, los divorcios aumentaron en un 10 por ciento en el mismo periodo de tiempo, al pasar de 113 mil 478 casos en 2014 a 147 mil 581 para 2017.

La edad promedio de los hombres al momento de la disolución del matrimonio fue de 41 años y de 38.9 en las mujeres en México.

En los niños ocasiona trastornos de personalidad (Foto: abogadodedivorcios.com)

Rehuyen a la responsabilidad del matrimonio

La cifra a la baja en el número de matromonios tiene que ver principalmente con el hecho de los jóvenes están huyendo de las responsabilidades que ello implica, explicó la maestra en psicoterapia familiar y docente en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Damaris Diaz Barajas.

En entrevista con Publimetro, dijo que también hay personas de 30 a 40 años que le han dicho no al casamiento por las misma razón, a quienes se les conoce como «adultecentes«, porque postergan la etapa adulta de la vida.

«Son adultos biológica, cognitiva e inclusive económicamente, pero no alcanzan a tener una identidad familiar, es decir, a construir su propia familia, lo cual es una forma de postergar la adultez, que tiene que ver con tener un trabajo, una familia, hogar, estabilidad económica, valores definidos, filosofia de vida, toda una estructura en tu persona», explicó.

La falta de estabilidad económica consecuencia de no tener un trabajo fijo y bien remunerado, es otra de las causales de que cada vez más personas prefieran no casarse, indicó la psicóloga por la Universidad Vasco de Quiroga.

«Por una parte es responsable no casarse si no tienen una solvencia económica, pero, por otra, es no asumir un estatus de adultos, como vivir eternamente en la juventud; crecer te da privilegios, pero también muchas responsabilidades, a las que los jóvenes les están huyendo», compartió.

La especialista defendió que rituales como el matrimonio dan certeza y estructura en la vida de las personas: «algo que pareciera muy tradicional resulta que permite consolidar nuestra identidad».

Respecto al divorcio, señaló que cada vez es más frecuente esta práctica, pero contrario a lo que se podría pensar no se debe a las personas se hayan vuelto mas intolerantes, sino a que no han aprendido a aceptar las diferencias de la pareja.

«El compromiso que implica la palabra matrimonio pesa, porque es aceptar las diferencias del otro. Por eso vienen los divorcios, y no es por falta de amor, es por la no aceptacion de las cosas diferentes», agregó.

Otra cosa que sucede actualmente, comentó, es que la gente vive en la inmediatez y se harta muy rápido de lo que tiene, «pero dicen que lo único peor que tener pareja es no tenerla», comentó la psicóloga.

Sin embargo, aclaró que un divorcio no es un fracaso en la vida; «más fracaso es vivir con alguien con quien no puedes crecer como persona. El ser pareja no debe hacer que te pierdas como individuo, tus anhelos, sueños, tu identidad», añadió.

CA