"Ni un paso atrás; les digo que hay límites", sostuvo Silvano Aureoles (Foto: ACG)

Apatzingán, Michoacán (MiMorelia.com/Josimar Lara).- La ley sólo se cumple y se hace cumplir, no está a antojos o caprichos para quienes se acostumbraron a sólo defender sus intereses particulares, no van encontrar cabida en nuestra postura de una educación de calidad para los niños, enfatizó Silvano Aureoles, Gobernador de Michoacán.

Luego de que integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron durante la firma de convenio entre Liconsa y el Seguro Jefas de Familia en Apatzingán, recalcó que los maestros se comportan peor que los delincuentes, al recordar los actos que se suscitaron en Morelia durante la visita del titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño, el pasado 27 de abril.

“Como pandillas de vándalos, rompiendo vidrios, subiéndose a la azotea, lanzando piedras, eso no se ve bien en alguien que dice es maestro”, agregó.

El mandatario dijo ser respetuoso de la libertad de expresión, pero ese derecho se termina cuando empieza el de otros.

“Ni un paso atrás, desde aquí le digo a los maestros rijosos que hay límites; hemos sido demasiado tolerantes de sus acciones. Yo soy un respetuoso de la libertad de expresión y de la inconformidad del derecho a disentir, pero su derecho acaba cuando empieza el de los otros, esas prácticas de boicotear el trabajo de los demás no está bien, el tiempo y la paciencia también se acaban, ojalá que reflexionen sobre sus acciones”, sostuvo.

Enfatizó que es necesario garantizar educación de calidad a los niños, pues Michoacán requiere transitar en el camino del progreso y desarrollo.