Morelia
La secretaria de Cultura municipal, Cardiela Amezcua, dijo que reconoce que es una solicitud legítima (Foto: Fátima Miranda)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Luego de que un grupo de ciudadanos firmó una petición para que sea retirada la estatua de fray Francisco Antonio de San Miguel Iglesia Cajiga, localizada en el Acueducto de Morelia, por supuestamente “enaltecer la explotación y opresión”, la secretaria de Cultura municipal, Cardiela Amezcua Luna, expuso: “conocemos la petición ciudadana legítima y el posicionamiento que tienen ellos, estamos abiertos a generar un diálogo para llegar a algún acuerdo”.

En este sentido consideró que quienes iniciaron esta solicitud en Change.org lo hicieron inspirados en un movimiento que está a favor de la “No esclavitud” y de (la protección de) los derechos humanos.

“Estamos aceptando que es una solicitud legítima de la ciudadanía como tienen el derecho a solicitar lo que ellos consideren que la ciudad necesita y el Ayuntamiento de Morelia está para escuchar todas las propuestas porque somos cercanos a la gente”, expuso.

La titular de la dependencia precisó que se solicitó un cambio de la estructura a otro lugar y no un derribo de la misma.

Por otra parte destacó que del conjunto escultórico de Morelia como Ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad, parte le corresponde al municipio, otra al estado y otra a la Universidad Michoacana, e incluso algunas son particulares.

Te puede interesar:

Indicó que esa obra en específico está patrimonializada en el ayuntamiento, “tiene una ficha, y fue hecha por el maestro escultor José Luis Padilla Retana y (en su momento) tuvo una razón de ser”.

Agregó que no hay un antecedente jurídicamente de algo similar (del retiro de una escultura por la solicitud de una protesta ciudadana), por lo que es necesario establecer un diálogo con quienes generaron el movimiento.

En este contexto confía en que no será vandalizada la estructura pues “al tener una respuesta de diálogo no es necesario llegar a esas expresiones en el espacio público”.

Por: Fátima Miranda/R