(Foto: Guadalupe Martínez)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Para el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Morelia, Herculano Medina Garfias, el gobierno fue «rebasado» por la delincuencia organizada porque no se ha trabajado en mejorar las condiciones de vida de los pobladores, así como en la generación de los empleos para que la gente evite estar de lado de los grupos armados.

Externó que las autoridades civiles deberían tener más en cuenta, que la delincuencia ha agredido a la sociedad y también, destruido a miles de familias a causa de que estos grupos se disputen de manera violenta los territorios para cometer los ilícitos, por ello, llamó a los gobiernos tanto del estado como la federación a trabajar en construir la paz, de lo contrario, consideró que no se podrá salir adelante.

«Pareciera que estamos acostumbrados a vivir en estas condiciones de violencia, a que miles de familias pierdan la vida o tengan que añadir de sus comunidades para emigrar a otros estado, incluso, países, por las condiciones infrahumanas», resaltó.

Luego de los hechos de violencia presentados en Michoacán y a nivel nacional que derivó en que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero diera a conocer el acercamiento con los grupos del crimen organizado para «pacificar al país», Medina Garfias, consideró que el asunto es delicado y complejo, pues no es fácil entrar en diálogo con los delincuentes, por lo cual, subrayó en la necesidad de que las autoridades busquen otros caminos «más adecuados» que permitan disminuir la inseguridad, como acabar con la pobreza, crear empleos, generar condiciones de riqueza y otorgar más espacios en la educación.

No sólo el gobierno tiene que trabajar, sino también la sociedad completa tiene que hacer lo propio y juntos con las instituciones hacer un frente común para llegar a acuerdos. No se trata de confrontación, se trata que todos ganen, dijo.

En rueda de prensa, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis, hizo un llamado a promover valores y comportamientos que propicien una cultura de paz, pero también, a que se generen espacios de convivencia que fortalezcan lazos de acción ciudadana. Asimismo, señaló la importancia de que haya las condiciones para promover redes de apoyo que faciliten la construcción del tejido social en Michoacán.

Recordó el reciente asesinato del padre, José Martín Guzmán Vega en Matamoros a causa de la violencia que existe en la mayoría del territorio nacional, misma que es una amenaza para los pueblos.

«La muerte, se manifiesta como una violencia que «cala muy hondo» en las comunidades, por eso, hacemos un llamado a los sacerdotes para que redoblen la misión que les toca como pastores de generar cambios profundos en la verdad, la justicia, la solidaridad y la paz», concluyó.

RMR