Francisco Huergo Maurin
Este 9 de diciembre es el Día Internacional contra la Corrupción (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- De ubicarse en el lugar 24 nacional del indicador de prevalencia de corrupción en la percepción ciudadana por el INEGI en 2017, Michoacán alcanzó la posición 8 en la medición 2018-2019 que refiere un avance en las acciones anticorrupción, aseguró el titular de la Secretaría de la Contraloría del estado, Francisco Huergo Maurín.

Durante el evento de conmemoración por el Día Internacional Contra la Corrupción, el funcionario afirmó que esos resultados se generaron por estrategias de transparencia y combate a la corrupción «sin herramientas políticas generadoras de simpatías e influyentismo».

Refirió que en el último año, Michoacán pasó de la posición 22 a la sexta en acceso a información pública y emisión de documentación solicitada a los sujetos obligados a través de los portales estatales de transparencia.

Incluso comentó que disminuyó el número de víctimas del delito de corrupción, al pasar de 16 mil casos a 10 mil por cada 100 mil habitantes en los últimos dos años.

En su intervención, el gobernador Silvano Aureoles Conejo destacó que la cultura y lucha contra la corrupción debe ser «bandera para todos y trabajar para que no se normalice en ninguna de sus formas, eliminar el tráfico de influencias y sobornos y para ello consolidar normas jurídicas para fortalecer los sistemas estatales y el nacional anticorrupción«.

“La corrupción no se termina ni se enfrenta con discursos o conferencias mañaneras, su erradicación depende de la acción del Estado de manera coordinada de todos los sectores de la sociedad y fortaleciendo sus instituciones para denunciar y castigar actos de corrupción”, apuntó.

Agregó que las cifras que presentó el contralor muestran el reto y dificultades tiene el gobierno para romper esquemas a pesar de que «Michoacán ha avanzado con un sistema articulador de acciones y sectores más importantes para revertir la percepción de corrupción en la ciudadanía».

Por: Aned Ayala/rmr