Las autoridades detallaron que al parecer la mujer sufría una grave depresión posparto (Foto: Ilustrativa)

Indonesia (MiMorelia.com/Redacción).- Una bebé de tan sólo dos meses de edad murió luego de ser arrojada desde un taxi en movimiento por su propia madre, quien sufría depresión posparto.

El día de los hechos, Nicole Stacio, quien se encontraba en Denpasar, una comunidad de Bali, Indonesia, tomó un taxi con rumbo al aeropuerto para regresar a Estados Unidos, de donde es originaria.

Sin embargo, de acuerdo con el chofer del transporte, a medio camino cambió de opinión y pidió que la llevara a la ciudad de Ubud, también en Bali, y en un determinado momento, arrojó a su bebé por la ventana, para enseguida saltar ella misma del vehículo.

El taxista dijo a las autoridades que no se había dado cuenta de que la mujer había lanzado a su hija por la ventana, y sólo se percató de lo que estaba pasando cuando la propia Nicole Stacio se precipitó fuera del auto.

Fueron unos habitantes de Denpasar los que encontraron a la pequeña tirada sobre la carretera, a unos metros de donde la mujer se había lanzado, por lo que llamaron a la Policía, quienes requirieron a la fémina y llevaron a la bebé a un hospital.

Lamentablemente, la niña falleció horas más tarde, a consecuencia de sus lesiones. El jefe de la Policía, Nyomamn Wiarajaya, dijo que aún no le daban la noticia a la madre de la menor -quien también fue hospitalizada- y tampoco la habían interrogado.

Agregó que al parecer la fémina y su familia habían viajado de Estados Unidos a Bali ya que no estaba casada y prefería que el parto fuera en el extranjero para evitar que nadie se enterara, y luego de dar a luz sufrió una grave depresión posparto, que se agravó cuando sus padres regresaron a su país y la dejaron sola con la bebé en Indonesia.

Con información de Tribuna

Flv Nz