Memo Valencia
El también líder de la agrupación Revolución Social destacó que el tiempo puso a cada cual en su lugar (Foto: PRI Michoacán)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- “Se la dejaron muy blandita, yo esperaba algo más, porque fue mucho el daño que hizo a la sociedad, en Morelia y Michoacán, su paso por la comisión fue desastrosa. Ocultar 18 millones de pesos para todo lo que se robó se me hace nada, así que yo creo deben seguirle rascando a Alfredo Castillo, porque un personaje como él debe terminar en la cárcel, no inhabilitado”, declaró el priista, Guillermo Valencia Reyes.

Ello, luego de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) determinó inhabilitar por 10 años para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público al excomisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, también extitular de la Conade, Alfredo Castillo Cervantes, por ocultar cuentas bancarias con un monto que rebasa los 18 millones de pesos.

En entrevista radiofónica, el también líder de la agrupación Revolución Social destacó que el tiempo puso a cada cual en su lugar: “a mí me dio la oportunidad de ponerme hoy como aspirante de un partido al que él mismo me cerró las puertas hace tres años, abusando del poder que entonces tenía, y a él lo puso como lo que es, un ladrón que hoy está inhabilitado”.

A pregunta expresa, respondió que esa percepción de corrupción que deja la sanción aplicada al colaborador cercano al expresidente de México, Enrique Peña Nieto, no le perjudica en sus aspiraciones electorales, pues desde su punto de vista Alfredo Castillo “ya no representa nada en el partido”.

Fue el miércoles cuando Guillermo Valencia se registró como aspirante único a la precandidatura del PRI por la presidencia municipal de Morelia. Dijo que llega al actual proceso electoral fortalecido con la estructura que logró la asociación civil a la que representa y con el voto duro que, por su parte, conserva el tricolor.

Consideró que tiene posibilidades reales de ganar en la contienda del próximo 6 de junio, pues ya logró lo más difícil: una alianza entre una base social y un partido político.

Por: Sayra Casillas/SJS