mujeres, empleadas
La tasa de desempleo entre las mujeres en la capital michoacana es de 4.1%, y en los hombres de 3.6% (Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Mónica busca empleo desde hace casi dos meses. En su anterior trabajo, del área de ventas, el sueldo era bajo, insuficiente para satisfacer las necesidades de ella y su pequeña hija, además de carecer de prestaciones de ley. “Sólo tenía aguinaldo y vacaciones, seguro social no, y sí tenía que hacer rendir el dinero”, sostiene.

Con estudios de contaduría, fue cesada del empleo por un recorte de personal, y con la liquidación laboral “ahí la llevo”, indica la moreliana.

En México existe una situación donde las mujeres están en desventaja frente a los varones, especialmente respecto a los salarios.

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al cierre del año pasado, refieren que la tasa de desempleo en Morelia fue de 3.8 por ciento. Sin embargo, en las personas del sexo femenino se elevó al 4.1 por ciento, mientras en los hombres de 3.6 por ciento, incluso menor a la general.

A diciembre último, la Población Económicamente Activa (PEA) ocupada en la capital michoacana ascendió a 313 mil 217 ciudadanos. En las féminas llegó a 139 mil 112, y son las que ganan menos dinero por su actividad laboral.

A nivel ciudad, de quienes perciben hasta un salario mínimo, el 65 por ciento correspondió a las mujeres. Además, de su total, el 20 por ciento tiene esa remuneración, mientras entre los del sexo masculino apenas el 8.6 por ciento se encuentra en tales condiciones.

Los que no reciben ingresos económicos -pago en especie-, el 66.4 por ciento general son ellas, y representan el 5.6 por ciento de su PEA ocupada, en tanto los varones significan apenas el 2.2 por ciento de su total. Es decir, es mucho más elevado el porcentaje de las femeninas en esa situación.

Por el contrario, los que reciben cinco salarios mínimos o más, el 77.6 por ciento corresponde a ellos. Y de las mujeres con una fuente laboral en Morelia, apenas el 3 por ciento obtiene ese sueldo, el más alto. Así está la brecha salarial.

Pero aparte del empleo, se ven orilladas a realizar quehaceres domésticos en sus hogares, estos sin remuneración alguna. Prácticamente 8 de cada 10 enfrentan esa rutina en territorio moreliano, como Mónica, quien cuando laboraba hacía la limpieza, comidas y lavar ropa, entre otras actividades, luego de cumplir su “chamba”. Por fortuna, su mamá la apoya en el cuidado de su hija.

Donde no se observa una diferencia abismal entre varones y féminas en la ciudad de las canteras rosas, es en la informalidad laboral. A decir de la ENOE, el 54.5 por ciento de las mujeres empleadas se encuentra sin prestaciones de ley, y entre las personas del sexo masculino es el 56.7 por ciento. Poco más de la mitad en ambos casos.

Para Mónica es importante que los trabajos en Morelia ofrezcan todas las prestaciones. Refirió su experiencia de cuando enfermó su pequeña y debió costear por su cuenta el costo de la consulta y medicinas, ante la carencia de seguridad social.

Vio con beneplácito que en el pasado evento de Emplea-t, organizado por el ayuntamiento moreliano, se presentaron trabajos con prestaciones, aunque pidió haya más para los profesionistas.

Por: Redacción/CA