Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Luego de ser rechazado por no saber el modo de adiestrarlo, el perrito llegó a manos indicadas y aprendió el lenguaje de signos.

Ivor, de diez meses fue abandonado en cinco ocasiones debido a que padece sordera y resultaba imposible indicarle lo bueno o malo que hacía.

Fue gracias a Ellie y la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) que el cachorrito aprendió a expandir su vocabulario, aprendiendo llamados como ven aquí, quédate parado, acostado, siéntate, entre otros.

De acuerdo a declaraciones dadas por Ellie, Ivor ya logra identificar cuando alguien esta en la puerta de la casa.

CA