Autoridades señalan que estos negocios han aumentado la venta de bebidas alcohólicas

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Carlos Albarrán).- Luego de que el Ayuntamiento capitalino presentara el día de ayer un punto de acuerdo para regular el horario de las tiendas de conveniencia, relacionado principalmente con la venta desmedida de bebidas alcohólicas, el Congreso del Estado hizo caso omiso de la propuesta debido a que el pasado 31 de marzo declaró el archivo definitivo de la iniciativa de ley que pretendía ordenar a estos establecimientos y que fuera desechada por la Comisión de Industria, Comercio y Servicios de la LXXIII legislatura local.

Cabe recordar que en la sesión del pleno efectuada el día 28 de octubre de 2015, la diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Xóchitl Gabriela Ruíz González, dio lectura a la iniciativa en la que se enumeraba que estos comercios cuentan con menos de 500 metros cuadrados, con un horario comercial superior a las 18 horas los 365 días del año, aunque el principal argumento en contra es la competencia desleal que mantienen con las llamadas tiendas de esquina o de barrio.

Un reciente trabajo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), demostró que la apertura de este tipo de establecimientos -tiendas de conveniencia- provocó que desaparecieran el 30 por ciento de los comercios de la zona, «se perdieron 8 mil puestos de trabajo contra mil 300 que incorporaron las tiendas de conveniencia. A su vez, las grandes cadenas de distribución, con su impresionante poder de compra, se constituyen en formadores de precio; lo que les permite establecer mecanismos de comercialización engañosos que a la postre perjudicarán al consumidor«, reza el texto.

En Michoacán, la apertura de una tienda de conveniencia genera el cierre de por lo menos cinco tiendas de abarrotes a su alrededor, mismo que se traduce en la pérdida de por lo menos 15 empleos directos por solo 4 que incorporan dichos establecimientos, es decir, hay una pérdida del 60 por ciento de empleos directos que generan las tiendas de esquina, de abarrotes o misceláneas.

Cabe hacer mención que el acelerado crecimiento y la falta de regulación adecuada por parte los gobiernos municipal y estatal, han hecho que también los mercados populares se vean afectados por esta situación pese a que éstos últimos, por su naturaleza, tiendan a ofrecer productos más frescos y con un ahorro promedio del 40 por ciento. Mientras que en comparación PROFECO ha detectado precios superiores hasta en un 80 por ciento en alimentos, bebidas y medicamentos.

En su negativa a intervenir en el caso, la Comisión de Industria, Comercio y Servicios aseveró que la iniciativa «violenta en parte los parámetros constitucionales pues, al restringir a las tiendas de conveniencia mediante una sobre-regulación, dejando fuera a las tiendas tradicionales, plantea un escenario de trato desigual entre dos sujetos de comercio«, con lo que los parlamentarios Eloísa Berber Zermeño, María Macarena Chávez, Raúl Prieto Gómez, Roberto Maldonado Hinojosa y Héctor Gómez Trujillo, dieron el asunto por concluido.