algas verdes, nieve verde, Antártida, cambio climático, aumento de la temperatura
Los excrementos de las aves y mamíferos marinos actúan como un fertilizante natural de las algas verdes (Foto: nature.com)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En parte de la superficie costera de la Antártida apareció “nieve verde” como consecuencia del cambio climático, una capa de algas microscópicas que podría extenderse a medida que aumentan las temperaturas globales.

Un estudio publicado en la revista científica Nature Communications indica que el aumento de la temperatura provocado por el cambio climático está provocando un aumento en la formación y propagación de la “nieve verde”, causada por la gran cantidad de algas, aunque cada alga es microscópica, cuando crecen en masa, hacen que la nieve se vuelva verde brillante.

El equipo científico, formado por investigadores de la Universidad de Cambridge y del British Antarctic Survey, combinó datos de satélite y observaciones sobre el terreno efectuadas durante dos veranos en la Antártida.

De acuerdo a AFP, el nuevo mapeo encontró mil 679 floraciones separadas de algas que constituyen un componente clave en la capacidad del continente para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera.

“Este es un avance significativo en nuestra comprensión de la vida terrestre en la Antártida, y cómo podría cambiar en los próximos años a medida que el clima se calienta”, dijo Matt Davey, quien dirigió la investigación.

El estudio constata que la distribución de las algas verdes en la nieve también está “fuertemente influenciada por las aves y mamíferos marinos”, cuyos excrementos actúan como un fertilizante natural altamente nutritivo que acelera el crecimiento de las algas.

De hecho, más del 60 por ciento de las algas está a menos de cinco kilómetros de una colonia de pingüinos, y cerca de lugares de anidación de aves o desembarco de focas.

Los investigadores también advierten que la «nieve verde» no es la única mancha de color en la Antártida, los investigadores están planeando llevar a cabo estudios similares sobre las algas rojas y naranjas.

Por: Redacción/SJS