Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (MiMorelia.com/Redacción).- Con el objetivo de recuperar las Cascadas de Agua Azul en este estado, ejidatarios del lugar tomaron las herramientas que tienen a la mano para desazolvar el río.

La labor se realiza en mil metros de longitud y 70 metros de ancho, con un afluente por lo que se avanza de manera paulatina.

Sin embargo, el flujo de agua que abastecer a este lugar se vio afectado en días recientes, hasta casi secar la cascada principal.

La Comisión Nacional de Agua (Conagua), la Comisión Nacional de Aguas Naturales Protegidas (CONANP) y de Protección Civil de Chiapas, dictaminaron que un deslizamiento de piedras y tierra crearon un bordo o elevación que desvió el afluente a un río secundario, ello sumado a un agrietamiento estaba filtrando el agua al subsuelo.

A decir de ellos, esto se derivó del movimiento telúrico del pasado 7 de septiembre en México.

Tras afectar la economía del lugar, la cual se basa principalmente en el turismo, los lugareños optaron por iniciar desde su trinchera el desazolve.

Cabe señalar que la complejidad de esta tarea es alta, ya que las toneladas de tierra impiden el flujo y han provocado que el 85 por ciento del agua –según la Conagua- se desvié a un río secundario.

Pese a que las autoridades estatales y federales pidieron un plazo de 20 días para desarrollar una estrategia, los campesinos optaron por arrancar ellos el rescate.

Luego de tres días de trabajo, lograron romper una roca grande, el nivel del agua poco a poco empezó a fluir en las cascadas.

Con información de El Financiero

ljcr