lucero pacheco

William Hazlitt fue un escritor inglés y ensayista humorístico. Hazlitt decía que el oficio de escribir tiene que ser un combate; cada palabra, cual movimiento de boxeador, debe ser un golpe. Claro, en el deporte del boxeo la oposición de los peleadores es un antagonismo.

En el boxeo, como en la política, hay un viejo refrán que dice que quien pega primero pega dos voces, y cada golpe debe herir al enemigo. Aunque no es ley, es un aviso de cómo se darán las cosas. Y así como en un ring de boxeo, se mueve el tablero político nacional y estatal de cara al proceso electoral de 2021.

De acuerdo con los últimos datos de una conocida casa encuestadora, en un escenario de candidatura común de los principales partidos frente a Morena, prácticamente la coalición aventajaría en preferencia; Morena y aliados, 29.6%, y PRIANRD, 34%. De arranque, esto abre más posibilidades al Equipo por Michoacán que a Morena, quienes presumen el triunfo antes de trabajarlo.

De un lado del ring, este jueves quedó formalizada la candidatura común por Michoacán, ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), y antes de finalizar el año ya tendrán al candidato rumbo a la gubernatura y candidatos y candidatas que jugarían por las principales alcaldías en el estado. El día de ayer (miércoles), Alfonso Martínez, ex presidente municipal de Morelia y ex panista, fue arropado por destacados cuadros del partido albiazul en la capital.

Mientras que del bando contrario, los aspirantes se pelean por la candidatura, hay un verdadero desaseo. El pasado 7 de este mes se registraron 29 aspirantes a la candidatura de Morena por el gobierno de Michoacán. El problema de fondo es que no existe un liderazgo sólido ni totalmente legitimado por las distintas corrientes que logre aglutinar una sola propuesta. Ahí lo que hay es flama de egos invictos.

Según la convocatoria de dicho partido, la candidatura se definirá por encuesta, la cual se dará a conocer hasta el 1 de febrero del próximo año. El desgaste de este proceso interno traerá más puntos negativos a esta fuerza política, porque en el camino más de uno quedará exhibido por sus propios compañeros de partido.

Para febrero del próximo año, la candidatura común del Equipo por Michoacán estará más que consolidada, habrá crecido en percepción y, más allá de encuestas, probablemente estén dando un segundo paso, habrán buscado los consensos de todos los sectores del estado.

Hazlitt también decía que un lujo que el combatiente no puede darse es desconocer a quien tiene enfrente. Si la preocupación al interior de Morena al día de hoy no está en conocer la fuerza de sus adversarios, no sé en qué están pensando.

La elección de 2018, donde varios afortunados salieron ganadores gracias a que el nombre del presidente estaba en boleta, no se repetirá; cada elección es distinta, y confiar en que la sola marca del partido los hará ganadores es darle mucho mérito a la suerte.

En Michoacán la candidatura común va a paso firme, se teje fino, aprovechan las debilidades del oponente; ya dieron el primer golpe. Al tiempo.