El objetivo es preservar la cultura histórica del municipio, que la repliquen con los turistas (Foto: Fátima Miranda)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En aras de mantener la tradición oral como un medio para preservar y transmitir la cultura y la historia de Morelia, la Coordinación de Centro Histórico emprendió un programa para que los aseadores de calzado se convirtieran también en Guardianes del Patrimonio.

De acuerdo a la titular de dicha dependencia municipal, ellos recibieron capacitación por parte del Ayuntamiento de Morelia para que desde su espacio compartieran con los habitantes de la ciudad y los visitantes nacionales y extranjeros, su visión de la ciudad de las canteras rosas.

El objetivo es preservar la cultura histórica del municipio, que la repliquen con los turistas, “la manera en que ellos platican la historia no es necesariamente de manera rigurosa y científica sino trae su chiste, ellos le echan de su cosecha pero eso no lo podemos limitar”, expuso la funcionaria municipal quien diseñó la estrategia para que los “boleros” que tienen contacto directo con los visitantes, les expongan su punto de vista acerca de la capital michoacana.
(Foto: Fátima Miranda)

Con la colaboración de integrantes de la Unión Mutualista de Aseadores de Calzado Mártires de la Independencia de Morelia A.C., se transmiten los acontecimientos sucedidos en la Ciudad reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Ello permite no sólo preservar los edificios y monumentos, sino la memoria que se tiene de la localidad, afirmó.

(Foto: Fátima Miranda)

A su vez, uno de los integrantes de la Unión Mutualista de Aseadores de Calzado de Morelia, Ramón Gutiérrez Cortés expuso, “les platicamos un poquito de lo que entendemos, casi siempre vienen con prisa, pero a veces si nos preguntan algunas cosas, nosotros compartimos con los clientes lo que conocemos de la ciudad y ellos nos platican de lo que les interesa contarnos”.

Mientras Gabriel Ortega Zarco, otro de los miembros de la unión quien trabaja en las inmediaciones de la Plaza de Armas, dijo que ama su trabajo y que por ello le gusta brindar lo conoce, sin embargo luego de la contingencia, “hay pocos turistas con quien hablar”.

Por: Fátima Miranda/SJS