Por: Andrea Hernández/@andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Capula es una de las tenencias del municipio de Morelia más reconocidas, incluso a nivel mundial pues los trabajos de barro en forma de ollas, tazas, platos y figuras diversas han cruzado las fronteras del país y el continente.

Sin duda la catrina es la figura icónica de este lugar, no por nada cada año a finales del mes de octubre inicia una feria en su honor y a lo largo de dos semana las calles de la tenencia se abarrotan de «elegantes huesudas».

Miles de turistas acuden al lugar a apreciar el elaborado trabajo de los artesanos, que en cada una de sus piezas evocan la imagen creada por José Guadalupe Posadas a modo de mofa hacia las señoras de la alta sociedad que presumían sus elegantes vestuarios, los cuales cuidaban tanto en vida que parecían preservarlos para su muerte.

Piezas elaboradas por los artesanos del lugar, rinden homenaje a esta imagen creada por José Guadalupe Posada
Piezas elaboradas por los artesanos del lugar, rinden homenaje a esta imagen creada por José Guadalupe Posada

Muchos son los vestuarios, estilos y tamaños que recrean los artesanos de Capula en las piezas que tienen a la venta desde el pasado 23 de octubre y que permanecerán hasta el próximo 3 de noviembre.

Las hay al natural, vidriadas, de colores, emplumadas, sombreadas, solas o en pareja, pero todas ellas elaboradas por manos morelianas que a través de los años y de generación en generación han aprendido el arte de moldear el barro para transformarlo de «tierra simple» a la forma que su imaginación sea capaz de crear.

Al tratarse de una fiesta en grande, todos los pobladores de la tenencia y de pueblos aledaños participan, pues además de la venta de artesanías típicas del lugar y de la zona -como trabajos en madera, piedra y con palma- la gastronomía es pieza importante en la Feria de la Catrina.

El mole, ya sea de pollo o de guajolote es la especialidad del lugar, pero para todos los gustos hay, pues la oferta gastronómica va desde las quesadillas y tlacoyos, hasta las órdenes de enchiladas con o sin pollo, y los platos «bien servidos» de pozole con precios desde los 25 hasta los 50 pesos.

Hay de varios precios, según su tamaño
Hay de varios precios, según su tamaño

Una fiesta con tradición ancestral

Aunque el culto a la muerte y la ceremonia en memoria de las ánimas es una constante ancestral en la entidad, Capula ofrece una oportunidad única que conjuga la tradición y la artesanía local en una sola pieza: la catrina.

A tan sólo 20 minutos de la ciudad de Morelia, esta tenencia estará de fiesta hasta el próximo 3 de noviembre, días en los que el pueblo entero oferta algo a los visitantes que bien pueden llegar en auto o en camión a un costo de tan sólo 14 pesos, en un recorrido que va desde el primer cuadro de lo ciudad hasta la entrada de la tenencia.

Aunque no hay un horario fijo de servicio, bien vale la pena llegar temprano y recorrer los pasillos de puestos colocados en las calles principales para después degustar las delicias culinarias del lugar.

No sólo de barro, también de carne y hueso se muestran las “elegantes huesudas”
No sólo de barro, también de carne y hueso se muestran las “elegantes huesudas”