Se abrió una segunda convocatoria para evitar conflictos con la CUL (Foto: ACG)

Por: Andrea Hernández/@andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Cerca de 19 mil jóvenes aspirantes a las licenciaturas y el bachillerato de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) participaron en los exámenes de ingreso para lograr uno de los poco más de 12 mil espacios que ofertó la máxima Casa de Estudios de Michoacán para el ciclo escolar 2017-2018.

Este sábado se aplicó el examen para quienes aspiran a ingresar a los bachilleratos de la Casa de Hidalgo, y al nivel técnico en Enfermería, al que acudieron dos mil 728 jóvenes y 410 aspirantes, respectivamente.

La jornada de presentación de cuestionarios inició el sábado 10 de junio cuando se presentaron tres mil 550 aspirantes a las facultades de Medicina y Nutrición, áreas en las que sólo se ofertaron 525 y 160 lugares, respectivamente.

El área de la salud, que engloba estas dependencias más Odontología, Psicología, Salud Pública, Enfermería y Químico Fármacobiología es, de manera histórica, la más demandada. Se registraron seis mil 129 aspirantes para ocupar dos mil 946 lugares disponibles.

El lunes continuó la aplicación de cuestionarios con el área de las ciencias exactas, metalurgia, materiales, ingenierías y arquitectura, en las que se ofertaban dos mil 514 lugares, siendo 570 para el área de arquitectura y dos mil 560 para el resto de las áreas englobadas.

Para Derecho y Humanidades se registraron dos mil 500 aspirantes y se cuenta con mayores lugares ofertados, igual que en el área de Económico Administrativas al que acudieron tan sólo mil 691 postulantes para una oferta de más del doble con dos mil 750 lugares de estudio.

Este sábado 17 de junio fue el turno del examen de ingreso al bachillerato nicolaita y del nivel técnico en enfermería, al que acudieron dos mil 728 y 410, respectivamente.

El costo en busca de un lugar

Los aspirantes a uno de los espacios de estudio de la Universidad Michoacana deben realizar un proceso de registro vía Internet, el cual se valida tras la realización de pagos por conceptos como expedición de ficha, examen médico y curso propedéutico en algunos casos.

Al unir todos estos conceptos el costo de las fichas varía entre los mil 500 y cuatro mil 600 pesos, monto que es determinado por el consejo técnico de cada escuela y facultad, órgano que marca también la capacidad máxima de lugares a ofertar. Medicina es la de costo más alto.

Durante el proceso del año pasado, en el que se ofertaron 10 mil 100 lugares, se recaudaron aproximadamente 85 millones de pesos por el concepto de pago de fichas de ingreso y de las cuotas en general de inscripción y reinscripción.

A decir de las autoridades los conceptos de pago que se realizan en el proceso de ingreso no son sujetos de condonación, pues «ese es un beneficio al que pueden acceder los estudiantes nicolaitas y quienes participan de este procesos aún no lo son».

Continúa abierta la posibilidad de ingreso

Como parte de las medidas aprobadas por el Consejo Universitario en busca de evitar que se tenga un conflicto con ella Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) como el que derivó en una toma de instalaciones por 66 días el año pasado en demanda de espacios de estudio, se ha lanzado una segunda convocatoria.

El pasado 9 de junio, en sesión ordinaria, los consejeros aprobaron abrir la posibilidad de ingreso a 12 licenciaturas, además del nivel bachillerato los que ofertaron un cupo máximo mayor a la demanda anunciada.

Algunas de las carreras con espacios disponibles son Enfermería a nivel técnico, Contaduría, Administración, Informática, Ingeniería en Tecnologías de la Madera, Derecho, Ingeniería en Innovación Tecnológica de Materiales, Historia, Filosofía y la recién ofertada Licenciatura en Mercadotecnia.

El proceso de registro a la nueva convocatoria se abrió el pasado jueves 15 de junio y cerrará el 30 de julio luego de conocerse los resultados de la primera convocatoria que se publicarán el 11 de julio.

Según declaraciones de las autoridades nicolaitas, lo que se pretende es «que los jóvenes que no resulten promovidos en la primera oportunidad tengan el tiempo de realizar otro registro y que ninguno de los lugares ofertados se queden sin ocupar».

Está abierta además la posibilidad de un doble registro, es decir un aspirante puede seguir el proceso de manera paralela en dos facultades y/o escuelas a la vez.