El gobernador de Michoacán confió en se pueda dar pronto con el paradero del sacerdote

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, declaró que se indaga puntualmente sobre el caso de José Alfredo López Guillen, párroco de la comunidad de Janamuato, en Puruándiro.

En entrevista telefónica con el periodista Joaquín López Doriga señaló que  un celular robado al padre acerca a la Policía a dar con el paradero de éste.

“Tengo la información de que el cura de referencia se desconoció de él, ya no sabían de él desde el lunes pasado, que finalmente ayer (miércoles) en el transcurso del día hicieron ya la denuncia correspondiente, y entonces estamos actuando de inmediato, no te quiero dar detalles porque estamos en el curso de la investigación y creo que tendremos resultado muy pronto», dijo el mandatario estatal.

Añadió que «la única referencia adicional es que el lunes el párroco de referencia se encontraba con un joven del sexo masculino, de aproximadamente 16 años de edad, mandaron a traer comida, tortas, refrescos y algunas cosas de consumo y después de eso ya no se volvió a saber de ellos, incluyendo se llevaron el vehículo -del cura-, afortunadamente se llevaron un teléfono y ese es el que nos está acercando y espero pronto tener resultados”.

De acuerdo con el cardenal Alberto Suárez Inda, el padre fue sacado de la casa parroquial el pasado lunes.

Mientras que la Procuraduría de Michoacán detalló que el religioso, a través de un mensaje vía celular escrito el lunes, le indicó a una trabajadora, quien es encargada de hacer la comida, que al día siguiente no se presentara a preparar el almuerzo.