Chica Yeyé, una lucha por la tolerancia

Por: Josimar Lara/@josimar2188

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- “¡Cómo recibe Morelia a la rudeza más femenina del mundo! ¡Con ustedes, el único e inigualable: Chica Yeyé!”, se escucha en una pequeña función de lucha libre cuando presentan al luchador exótico, que desde hace poco más de nueve años incursionó en dicho deporte.

Sin decir su nombre de pila, para mantener la magia del personaje, la Chica Yeyé platicó con MiMorelia.com sobre lo que significa ser un luchador exótico a sus 26 años, los comentarios que ha recibido del público y lo que representa enseñar el deporte de la lucha libre a los más pequeños.

(Foto: ACG)

¿Cómo nació el personaje de Chica Yeyé y cuándo inició en la lucha libre?

– Yo tengo nueve años dentro de la lucha; soy originario de Salamanca, Guanajuato, donde entrené por seis meses; después decidí irme a la Ciudad de México, el corazón de la lucha libre, ahí fue donde nació Chica Yeyé y me di a conocer.

Actualmente estoy en Morelia, en donde encabezo la empresa Lucha Poder Independiente (LPI).

¿Cómo se elige un personaje de luchador exótico, quién lo determina?

– Muchos dicen que para ser luchador exótico, a fuerza tienes que ser homosexual. Yo conozco muchos luchadores que no lo son y son buenos luchadores exóticos; así como muchos que son homosexuales y no tienen un personaje.

Aquí simplemente un luchador exótico es un personaje afeminado, refinado y con mucha elegancia, sobre todo hay que saber luchar y tener mucho carisma para la gente.

Es algo extra el ser luchador exótico, porque no es lo mismo que ponerte una máscara; que tardar dos o tres horas maquillándose, ponerte medias, plancharse el cabello; todo es un arduo trabajo que tienes que hacer para agradarle al público y verte lo más femenino que puedas.

(Foto: ACG)

¿Cómo ha aceptado el público la aparición de los luchadores exóticos en un deporte que tiene como una de sus esencias la rudeza?

– Desde mi experiencia, nos han aceptado súper bien; las luchas de los exóticos son de las más aplaudidas, ovacionadas y más pedidas, porque no sólo damos un espectáculo, sino un show de lucha libre y demostramos que las personas con distinta preferencia sexual también podemos incursionar dentro de un deporte muy machista, pero que fomentamos mucho la tolerancia y el respeto.

Comentas que, de cierta manera, contribuyen para que la ciudadanía sea más tolerante, ¿podrías considerar que los “exóticos” son luchadores sociales, de alguna manera?

– Yo creo que es como en todo, no todos somos así. Hay muchos luchadores exóticos que les vale lo que piensan de las personas homosexuales; a veces sólo se suben al ring a denigrar el personaje, por lo que muchos de los compañeros es lo que alegamos, hay que subirse al cuadrilátero con el respeto que se merece el público, para así exigir nosotros un respeto.

(Foto: ACG)

Nos imaginamos que has recibido cualquier tipo de comentarios, ¿de qué tipos y cómo los tomas?

– Creo son más comentarios buenos que malos, gracias a Dios. A los malos no se les hace caso, porque no se trata de si eres luchador o no, sino como persona debes rechazar lo negativo y se acabó.

Cuéntanos de tu trayectoria, ¿qué tan complicada ha sido o qué satisfacciones te ha dado?

– Tuve pequeñas apariciones dentro de la empresa Triple A; jamás firmé un contrato, pero he trabajado con todos los que están dentro de la organización; al igual que con luchadores del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL); estuve en diversas empresas independientes como DTU y Perros del Mal. Gracias a Dios he estado en toda la República, la gente me recibe muy bien; le agrada mi presencia y trabajo; eso me llena mucho de satisfacción.

(Foto: ACG)

¿Técnica o ruda?

– De los dos; hay que tener variedad.

He luchado de los dos bandos, pero los personajes de rudo o técnico varían mucho; en el lado técnico se tienen que acostumbrar mucho a la perfección, gracias a eso la ovación va hacia él; en el rudo, tienen que acostumbrarse a las mentadas de madre, porque el público viene a apoyar al “bueno”.

¿Entonces cómo definirías a los luchadores exóticos?

– La lucha exótica revolucionó este deporte, al igual que en su momento lo hizo la lucha femenil o la de minis; hay variedad, por lo que somos la “cereza del pastel” de la lucha libre; sin los exóticos las funciones serían muy aburridas.

¿Cómo fue que llegaste a Morelia y cuándo surgió la escuela de lucha libre?

– A Morelia llegue por cuestiones personales, por mi ahora ex pareja; decidimos vivir aquí. Las cosas no se dieron, pero juntos creamos una escuela de lucha libre, después de la separación decidí que los problemas de nosotros no iban a afectar a los muchachos que estaban con nosotros, por lo que seguí y ahora llevamos poco más de año y medio con la empresa Lucha Poder Independiente y la escuela de lucha libre, en la que nos está yendo muy bien.

Respecto a la escuela, ¿qué respuesta ha tenido?, ¿es difícil captar el talento?

– En la escuela actualmente hay cuatro niños, seis adolescentes y 12 son luchadores amateurs. Talento hay, muchas veces faltan ganas y tiempo.

Acabo de debutar a un muchacho que lucha como Virgus; tiene talento nato y mucha facilidad para este deporte, por lo que para mí pinta para grande; en cambio, hay quienes duran años y no se les ve un paso para adelante; pero eso depende de la personalidad de cada uno, porque dentro de la lucha libre se manejan personajes, con los cuales tenemos que desenvolvernos y desinhibirnos, porque no sólo es subirse al ring, es un escenario en el que tienes que desenvolver todo un personaje, que tienes que mezclar con lo deportivo y las reglas de la disciplina deportiva; más los azotes y golpes que conlleva.

(Foto: ACG)

¿Ha habido una reacción negativa de los padres de familia cuando se enteran que un luchador exótico, con preferencias homosexuales, es quien entrena?

– No, eso está súper bien, porque desde ahí empieza la educación, no porque lleves a ver a un luchador exótico tu hijo va a ser gay, lo estás enseñando a tolerar y respetar, que es un espectáculo; cuando veas a una persona homosexual en la calle, el niño lo va a respetar, y va a comentar: “Ah, mira, es como la Chica Yeyé, bien divertido”.

Muchos creen que la lucha libre es mentira, ¿qué decirle a esos comentarios?

– Realmente no sé por qué lo digan, a lo mejor ya vivieron o se subieron al ring y nadie les ha puesto una golpiza, pero los invito a que se suban y ellos digan si es mentira o no.

R