Foto: @CA2016

Estados Unidos (MiMorelia.com).- Una final poco sorprendente fue la que se vivió hoy en la Copa América 2016, en donde Argentina sucumbió gracias a su juego débil y lento frente a unos chilenos que patearon como expertos y presionaron como los grandes.

Después de 90 minutos llenos de un fútbol aguado y lleno de patadas que derivaron en una expulsión para cada escuadra, la defensa chilena y unos tiros libres mal calculados por Argentina dieron por resultado una tanda de tiempos extras llenos de estrategia y carentes de suspendo.

El silbatazo hondo dictó sentencia y envío a la gran final a la tanda de penaltis después de un 0-0 tedioso y seco.

En penales es donde Argentina se quebró con mayor profundidad, el primer penal de cada equipo no se pudo encajar en las redes y el mismísimo Leo Messi falló, dejando mudo a todo un estadio y a millones de espectadores que seguían los más de 120 minutos de final.

Después de disparos acertados y una patada de Biglia, el equipo argentino quedó debajo en el marcador y el equipo chileno aprovechó la ventaja para sentenciar el último penalti a su favor.

De nuevo Chile se impone como uno de los más grandes titanes del fútbol latinoamericano.